EFEAlicante

Novecientos cohetes conformarán la Palmera de fuegos artificiales del próximo 6 de diciembre, Día de la Constitución, que se verá a partir de las 20 horas desde el Castillo de Santa Bárbara de la ciudad de Alicante, según el pirotécnico de Redován Eduardo Ferrández.

El pirotécnico ha indicado que está elaborada de manera artesana y ha asegurado que es la primera que se disparará con los colores de la bandera de España.

Por su parte, el concejal de Fiestas, Manuel Jiménez, ha incidido en que "celebrar de este modo el 43 aniversario de la Constitución supone una auténtica novedad porque nunca se ha disparado una palmera de estas características".

"Además de un nuevo polo de atracción turística en estos días festivos, ese disparo conlleva un respaldo económico al sector de la pirotecnia, otro de los que más han padecido el efecto de la pandemia en la provincia de Alicante", ha dicho Jiménez.

Pirotecnia Ferrández contabiliza más de un siglo en este sector. Eduardo Ferrández, el padre de quien disparará la Palmera el próximo lunes, corrobora con su experiencia el hecho histórico que ocurrirá en la tarde del 6 de diciembre: "Seguro que Alicante será foco de atención nacional e internacional porque nunca ha habido una palmera con estas características".

A su vez, Ferrández hijo ha explicado que, "al ser un disparo novedoso, conlleva muchas dificultades. No puede tener mucho diámetro porque se desvanecería enseguida, sin que se llegara a apreciar el efecto deseado", ha apuntado.

Como ejemplo, la Palmera que disparó esta misma pirotecnia en la noche del 24 de junio de 2020 tuvo 700 metros de diámetro. Desde que supo que tenía que lanzar esta Palmera asegura que ha realizado más de treinta pruebas con distintos cohetes "hasta alcanzar el objetivo deseado".

Está elaborada de manera artesanal; "si no fuera así, sería imposible por la complejidad que supone que estallen 900 cohetes al mismo tiempo", ha señalado.

La Palmera está totalmente preparada desde esta misma semana y, según ha revelado el pirotécnico, "se precisan cuatro días para que la mezcla compacte y no se humedezca, con lo que se perdería el efecto deseado".

Cuando llegue a Alicante le esperan en el Castillo de Santa Bárbara nueve horas de trabajo para el montaje definitivo hasta el momento del disparo.

La Concejalía de Fiestas ya planteó el pasado junio la posibilidad de disparar la Palmera desde el monte Benacantil, aunque no se celebraran las fiestas de las Hogueras. Sin embargo, lo impidió la situación derivada de la pandemia de coronavirus.

El gobierno municipal (PP y Cs) "tenía claro que no podíamos quedarnos sin Palmera si la situación sanitaria lo permitía. Así compensamos la desilusión que nos llevamos al no poder dispararla el pasado 24 de junio, según marcaba el protocolo de espectáculos pirotécnicos que emitió la Generalitat el pasado 21 de mayo", según fuentes de la Concejalía.