EFEValència

El secretario autonómico de Igualdad y Diversidad, Alberto Ibáñez, asegura que un Gobierno que acoge el Aquarius "no puede tener" un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) ni "después negar la llegada de otros barcos" con inmigrantes a bordo.

En una entrevista con la Agencia EFE, Ibáñez considera que tras la acogida el pasado año en Valéncia del buque Aquarius con 629 migrantes a bordo, la política migratoria del Gobierno de España "ha sido una de cal y una de arena".

Cree que el Gobierno de Pedro Sánchez "se ha equivocado en la política migratoria" porque, a su juicio, cuando un gobierno "se cree los derechos humanos y cree en la acogida, debe tener una postura coherente".

"Desde el gobierno valenciano y de muchos ayuntamientos continuamos donde estábamos, defendiendo una política migratoria alternativa basada en los derechos humanos y en consensos europeos, pero los derechos humanos no tienen interpretación y ahí el Gobierno de España se equivoca", indica.

Considera que la sociedad valenciana "ha dado un ejemplo con el Aquarius y lo damos día a día, somos tierra de acogida".

"Nos debe avergonzar que haya Cies en España, que vulneran los derechos humanos, y que haya concertinas en Ceuta y Melilla. Obviamente no estamos al nivel de Donald Trump pero creo que hay discursos precedentes", añade.

Según Ibáñez, igual que los valencianos "necesitamos autoreferenciarnos y ser conscientes de que podemos ser referentes en muchas cosas, lo estamos siendo en la lucha contra el machismo con el pacto o con las leyes LGTBi más avanzadas".

"Creo que en el ámbito de los derechos humanos también lo somos y que el Gobierno del Botànic ha de ser un espejo para el futuro Gobierno de España que, entre sus prioridades, ha de estar también resuelto el conflicto migratorio de una manera muy consciente, que es cambiar la política internacional", afirma.

El secretario autonómico asegura que la migración es "un activo" porque la población migrante "aporta más al PIB español de lo que recibe" y afirma que desde el punto de vista socioeconómico, sociocultural y socioeducativo, la migración "es un elemento en positivo".

"Los valencianos no seríamos lo que somos si no hubieran pasado por aquí tantas culturas y civilizaciones y si la sociedad no fuera tan plural, creo que es un valor", sostiene.

Considera que "no es una buena noticia" que la Comunitat Valenciana lidere en España los delitos de odio pero destaca el hecho de que se haya creado en esta autonomía una dirección general que tiene competencia en estos asuntos.

"El miedo a la inmigración, el desconocimiento, hace que nazcan discursos de odio que siempre son previos a actitudes violentas y delitos de odio", señala Ibáñez, para quien la única forma de combatirlos es "generar fuentes de información en las que la gente confíe".

"La sociedad valenciana ha demostrado ser acogedora y tolerante, cada vez hay más gente defensora de los derechos humanos y en contra de los CIEs, pero es cierto que hay una deriva xenófoba que hemos de trabajar y que hay un repunte que combatir".