EFEAlicante

El ayuntamiento de Alicante ha anunciado que aplaza las Hogueras de San Juan, las fiestas mayores de la ciudad, desde finales de junio hasta la primera semana de septiembre a causa de la pandemia del coronavirus, una decisión "dolorosa" que pretende garantizar una celebración "segura" para las personas.

Tras la reciente suspensión de las Fallas valencianas y las fiestas de la Magdalena de Castellón, el consistorio dirigido por Luis Barcala (PP) ha indicado que las fechas pasan del 20 al 24 de junio a entre el 2 y 6 de septiembre dado que "la evolución de la pandemia hace improbable que, aunque se hubiera superado la etapa de confinamiento, pudieran celebrarse la totalidad de los actos".

En un comunicado se señala que las nuevas fechas de septiembre provocarán que los actos previos imprescindibles de las fiestas se celebren entre finales de julio y principios de agosto, entre ellos la elección de la 'bellea del foc' (26 de julio).

Entre los motivos que han empujado a esta decisión, una vez mantenidas reuniones con la Federación de Hogueras y Barracas y el resto de agentes involucrados, el hecho de que durante el actual confinamiento las 51 comisiones festeras no pueden preparar con normalidad las fiestas, con los compromisos y obligaciones que conllevan.

Además, las consecuencias del estado de alarma imposibilita a los artistas tener listos los monumentos para plantar antes de la tradicional cremà de la noche del 24 de junio.

Las fechas escogidas no interfieren ni se solapan con otras fiestas de la provincia de Alicante ni de otras ciudades, lo que facilitará que puedan participar numerosas bandas de música.

El aplazamiento respalda, según el consistorio, al sector turístico y comercial de la ciudad, que verá una fuerte inyección de actividad y recursos para remontar los efectos de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Además, del 2 al 6 de septiembre no interfiere con el curso escolar 2020-21, que está previsto que comience una semana después.

El consistorio descarta, "salvo fuerza mayor", la posibilidad de suspende definitivamente las Hogueras.

"El ayuntamiento es consciente de lo que este aplazamiento supone. Es una decisión dolorosa pero responsable del ayuntamiento" que conllevará "un sobreesfuerzo para todos".

Sin embargo, "el mundo de la fiesta es solidario, es comprensvo y es responsable, y no será esta ni la primera ni la última vez que lo demuestre", según el consistorio presidido por el popular Luis Barcala para quien la importancia de las fiestas trasciende del mero ámbito festero.

Esto es así por el impacto económico en la construcción de los monumentos, las indumentarias, la contratación de barras y las bandas de música, entre otros, además de un amplio sector turístico que abarca los hoteles, hostelerías, comercio, la feria taurina.