La fundación antitaurina AnimaNaturalis ha alertado del incremento de festejos taurinos en lo que va de año con respecto a 2020 y ha advertido de que, a pesar de que la pandemia no ha terminado y la incidencia vuelve a preocupar a la Generalitat Valenciana, la Administración autonómica -al igual que otras del resto de España-, podría autorizar más "bous al carrer" que el año pasado.

La coordinadora de la fundación, Cristina Ibáñez, ha puesto el foco en el hecho de que los "bous al carrer" -especialmente el "bou embolat" o el "bou en corda"-, son festejos donde "es imposible mantener las medidas sanitarias básicas como llevar la mascarilla bien colocada en todo momento o mantener la distancia de seguridad".

Sobre la situación de los festejos, por el momento, según cifras de la Conselleria de Justicia, en lo que va de año, 16 ayuntamientos de la Comunitat han solicitado ya autorización para realizar festejos taurinos, la mitad de ellos pertenecientes a la provincia de Castellón.

Así, a los municipios de Vinaròs, Castellón, la Vall d’Uixó, Orpesa, Vall d’Alba, Burriana, Cabanes y Vilafranca, que ya han solicitado las autorizaciones, habría que añadir otros como Vila-real, Almassora, Sant Jordi, Catí, Morella, Vilafamés, Albocàsser, l’Alcora, Alcalà-Alcossebre, Benassal, Torreblanca, Onda, Peñíscola y Almenara, que todavía no lo han hecho pero ya han adelantado su intención de celebrar "bous al carrer" en los meses de agosto y septiembre.

La suma de municipios castellonense que celebrarían las fiestas taurinas se elevaría a 22 hasta septiembre, a falta aún del último trimestre del año cuando -especialmente en octubre-, también se celebran este tipo de actos. En la totalidad de 2020, fueron 24 los municipios de la provincia de Castellón los que solicitaron esta autorización.

En este sentido, en 2020, en plena pandemia, los festejos taurinos se redujeron un 82,53% en territorio valenciano. En cifras, se realizaron 47 celebraciones frente a las 269 de 2019, el último año antes de la pandemia.

La ONG sigue documentando a través de vídeos muchas de las celebraciones taurinas que se celebran en la Comunitat Valenciana, como fue el caso de una fiesta de "bou embolat" de Vila-real (Castellón) que filmaron y difundieron en septiembre del año pasado. Una celebración que el Ayuntamiento de Vila-real ya anunciado que repetirá este 2021, y a la que AnimaNaturalis pretende volver a asistir.

Estos videos, explica Ibáñez, no solo sirven para “despertar la indignación de la gran mayoría de ciudadanos que no entiende porqué se prohíbe a las familias reunirse o visitar a sus allegados en el Hospital, mientras se permite que cientos de persones se agolpen por las calles alrededor de un animal por ser una fiesta", sino que también sirve para "desmontar esa imagen tan estética y artística que se pretende trasladar desde España, la del torero vestido de gala con la capa".

La entidad social, creada para luchar contra el maltrato animal como primer objetivo, trata de concienciar a la sociedad poniendo también el foco en el "desorbitado presupuesto público que se invierte en unas fiestas que no cuentan con una participación o simpatía por parte de la población proporcional al gasto".

AnimaNaturalis lleva más de un año investigando el presupuesto público destinado, en todos los lugares de España, a este tipo de festejos.

En 2019, la cifra alcanzó los 19,5 millones de euros, según señala la fundación, lo que supone el 53% del presupuesto autonómico. Igualmente, la provincia de Castellón supone alrededor del 50% del total de las tres provincia tanto en número de municipios que solicitan autorización para celebrar fiestas taurinas, como en número de festejos.