EFEValència

La artroscopia, una técnica que permite tratar patologías intrarticulares a través de pequeñas incisiones, y la apuesta por la rehabilitación, con tratamientos multidisciplinares, son clave en el tratamiento de las lesiones de muñeca, según expertos, que aseguran que esta técnica "permite diagnosticar y tratar a la vez".

Así lo han asegurado el especialista de la Unidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud Valencia Vicente Carratalá y la médico del Servicio de Rehabilitación del mismo hospital Eva Guisasola en el marco de la IV Jornada de Artroscopia de Muñeca, organizada por Quirónsalud en València.

"La artroscopia es una técnica que permite trabajar dentro de la muñeca, con la ayuda de una pequeña óptica, una pequeña cámara, de apenas dos milímetros y medio, a través de pequeñas incisiones", ha explicado Carratalá, que ha añadido que esta técnica permite tratar tanto lesiones de hueso como de ligamentos o de cartílago "sin tener que hacer un abordaje quirúrgico amplio, como se hacía anteriormente".

En la actualidad, ha detallado el doctor, la artroscopia está indicada para "prácticamente todas" las lesiones de muñeca, y solamente un pequeño porcentaje de ellas requieren ya de cirugía abierta gracias "al desarrollo de la técnica".

"El desarrollo de la tecnología va de la mano del desarrollo de la cirugía", ha asegurado el médico, para quien "hace apenas cinco o siete años había cosas que eran impensables como se hacen ahora".

Carratalá ha destacado las ventajas de la cirugía artroscópica respecto a la tradicional, ya que, ha explicado, el hecho de que sea menos invasiva y que se pueda trabajar a través de pequeñas incisiones significa "que se dañan menos los tejidos que están cubriendo la articulación, los tendones, los ligamentos y la cápsula articular".

"Eso quiere decir que el dolor post-operatorio va a ser menor y que el rango de movilidad después de la cirugía va a ser mayor, porque no hay tanta fibrosis, tantas adherencias, tanta cicatrización", ha asegurado.

Asimismo, ha señalado que la artroscopia "permite ver dentro de la articulación, ver cosas que antes no sabíamos si estaban o no estaban, si las podíamos tratar de esa forma, cómo se comportaba la muñeca de forma dinámica", con lo que, ha considerado, "la gran ventaja de la artroscopia es que permite diagnosticar y tratar a la vez".

En su ponencia, Carratalá ha tratado técnicas artroscópicas como la plastia de reconstrucción del fibrocartílago, que reconstruye con un tendón, a través de pequeñas incisiones y no de cirugía abierta, la estructura del fibrocartílago triangular del carpio, una cirugía que, durante la jornada, se ha llevado a cabo en directo.

Por su parte, Eva Guisasola ha explicado que la artroscopia de muñeca "ha facilitado mucho el trabajo de recuperación funcional de este tipo de lesiones”, ya que ha conseguido hacer “mucho mas rápida la recuperación funcional, que ahora es mucho menos lesiva para el paciente".

"Con la artroscopia podemos iniciar antes la movilización precoz, hay mucho menos edema y todo eso nos facilita la movilización precoz y luego la recuperación es muchísimo más rápida, porque no se dañan determinadas estructuras, sino que se va directamente al foco de la lesión", ha manifestado.

En los casos de lesiones de muñeca, ha detallado, cuando finaliza el acto quirúrgico, el cirujano remite al paciente a rehabilitación, donde es valorado por un médico rehabilitador y se marca una pauta de tratamiento, que ejecuta el fisioterapeuta.

"La rehabiltación es importantísima, es el 50 % del éxito final de este tipo de patologías", ha reivindicado Guisasola, que ha destacado la importancia de que "nada más el paciente es intervenido, sea derivado a un especialista o a un centro en el que conozcan cómo hay que rehabilitar este tipo de lesiones" a través de técnicas como la terapia manual, la terapia mediante ejercicio y la mecanoterapia, entre otras.