EFEMadrid

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura ha autorizado hoy trasferir 38 hectómetros cúbicos de agua durante el mes de julio para atender las necesidades de las cuencas receptoras.

Se trata de la primera transferencia de caudales desde los embalses de cabecera del Tajo, los de Entrepeñas y Buendía, acordada con el nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez.

Según el Ministerio para la Transición Ecológica, es previsible que durante los próximos meses desciendan las reservas en los embalses de los que se nutre el trasvase y ha señalado que se seguirán garantizando las aportaciones previstas en la ley para abastecimientos urbanos, pero ha subrayado también la importancia de adoptar medidas para aumentar la autosuficiencia de los territorios que demandan agua.

La reunión de la Comisión Central de Explotación del trasvase ha sido presidida por el director general del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica, Manuel Menéndez.

La legislación establece que los trasvases desde el Tajo hacia la cuenca del Segura solo son posibles cuando los embalses de cabecera de Entrepeñas y Buendía se encuentren por encima de 400 hectómetros cúbicos, una cantidad que ya se ha superado este año, lo que ha permitido realizar tres trasvases, durante los últimos tres meses.

En la actualidad, según los últimos datos actualizados por la Confederación Hidrográfica del Tajo, los embalses de esta cuenca se encuentran al 69,56 por ciento de su capacidad, tras un leve descenso durante la última semana.

Los embalses de Entrepeñas y Buendía acumulan en la actualidad 351 y 348 hectómetros cúbicos de agua, respectivamente, según los datos de la Confederación del Tajo.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha informado de que la situación de estos dos embalses permite constatar que el sistema se encuentra en el denominado "nivel 2" y ha recordado que ese nivel implica la autorización "automática" de un trasvase de 38 hectómetros cúbicos en julio.

El pasado mes de abril la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura acordó trasferir 60 hectómetros cúbicos de agua en tres meses (abril, mayo y junio), después de once meses sin poderse realizar ninguna transferencia de agua debido a la precaria situación que presentaban los embalses de cabecera.

En el Congreso, donde ha comparecido para exponer las prioridades de su Departamento, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha manifestado que el trasvase entre cuencas "no está prohibido pero sí es algo de carácter extraordinario" y ha justificado su uso cuando se trata de garantizar el agua de boca.

La Comisión Central de Explotación del Acueducto ha autorizado el trasvase de 38 hectómetros cúbicos de agua tras analizar la situación hidrológica "y teniendo en cuenta lo que establecen las Reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura".

Esta Comisión ha hecho también una previsión de la futura evolución de las reservas en los embalses de Entrepeñas y Buendía en el próximo semestre, según ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica.

En una nota de prensa, el Ministerio ha señalado que, de acuerdo con esos datos, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha avanzado cuáles serán los criterios de gestión para el futuro inmediato.

"Todos los parámetros apuntan a un progresivo descenso de las reservas en los embalses de los que se nutre el trasvase", ha señalado Hugo Morán.

Para evitar la situación de "alarma" que se vivió entre los meses de junio de 2017 y abril de 2018 (periodo en el que no se pudieron realizar trasvases), el Ministerio para la Transición Ecológica ha anunciado que trasladará a las cuencas afectadas "un primer avance de actuaciones de gestión sostenible".

Esas actuaciones estarán basadas en garantizar la aportación prevista en la Ley para abastecimientos urbanos, ha informado el Ministerio, que ha subrayado que además "se irán sumando medidas encaminadas a incrementar la autosuficiencia de los territorios hoy demandantes"