EFEValència

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha afirmado este martes que probablemente se llegue antes a la inmunización que a la aplicación del certificado europeo covid para entrar a locales hosteleros en la Comunitat Valenciana, pues primero tiene que haber una ley estatal y luego adaptarla a este territorio.

Barceló se ha pronunciado así en declaraciones a los medios de comunicación, en las que también ha afirmado en que confía en que se mantenga "contenido" el crecimiento de los contagios de coronavirus y eso repecurta en la atención primaria, donde "es una realidad incontestable" que hay una "saturación".

Sobre el llamado pasaporte covid, ha señalado que la aplicación de esta medida le corresponde regularla al Gobierno de España, con rango de ley, para que pueda haber una "homogeneización" en todas las comunidades del uso de un certificado para un fin distinto al que fue el concebido, ya que diseñó para la movilidad en países europeos.

La consellera ha indicado que la Generalitat esperará a que el Gobierno central regule en qué actividades se podría aplicar para luego implantarlo en la Comunitat Valenciana, y ha opinado que primero se tendría que haber ofrecido a todas las personas la posibilidad de vacunarse antes de adoptar esta medida.

A su juicio, el hecho de que primero lo regule el Ministerio ofrece garantías jurídicas para que no se impugne una medida que "siempre tendrá su contestación" al plantear que hay que reunir requisitos, como tener la pauta completa de vacunación para discriminar en el acceso a una actividad o al ocio.

Sobre la evolución de la pandemia, ha reiterado que se está produciendo "cierta contención" en los contagios, que al principio de mes subieron mucho y ahora se ha ralentizado el ritmo de crecimiento, y ha augurado que, salvo que se produzcan "otras circunstancias", parece que se va a "mantener" esta situación.

Barceló ha admitido que hay una saturación y una presión asistencial en la atención primaria, que es donde se acude cuando se tienen síntomas para que se hagan las pruebas diagnósticas y donde se ha pasado de atender un 25 % de casos sospechosos a un 50 %, pero espera que la situación mejore con esta evolución de los contagios.

La consellera ha hecho finalmente un llamamiento a la corresponsabilidad de toda la ciudadanía, porque la pandemia todavía no ha terminado y hay que mantener las medidas preventivas y la prudencia hasta que finalice el proceso de vacunación.