EFEValència

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha afirmado este miércoles que espera que se pueda alcanzar un acuerdo y un consenso en la reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad de hoy para que no haya "Navidades distintas en todo el territorio nacional".

La consellera ha señalado a los medios de comunicación que todavía no han recibido el borrador definitivo que se debatirá entre el Ministerio de Sanidad y los consejeros de las comunidades autónomas, pero espera que se pueda lograr un consenso entre las autonomías para que no haya "diferencias en la celebración de unas fiestas tan señaladas para todos".

Barceló ha recordado que la Comunitat Valenciana ha planteado propuestas y alegaciones, principalmente que se mantenga el límite de seis personas en las reuniones sociales, y que se pueda incrementar hasta diez personas en el ámbito familiar.

Ha precisado que todavía está por determinar cuestiones como "quién compondría esa ampliación" en el ámbito familiar, si los niños contarían, o si se levanta el cierre perimetral de las comunidades autónomas en días señalados.

La consellera ha indicado que la Comunitat también ha trasladado, respecto a los viajes entre autonomías, que quiere continuar estando perimetrada, con la excepción de algunos días puntuales, los más señalados, pero con "matizaciones", porque la propuesta "no es una apertura total y absoluta".

Ha indicado que confía en que se alcance un consenso, pero cuando no lo hay al final se hace una votación, y ha indicado que la forma en la que se llevaría a cabo la puesta en práctica del levantamiento del cierre perimetral es otra cuestión que se vería posteriormente.

Barceló ha insistido, ante el próximo puente y las fiestas navideñas, y la movilidad y la mayor interacción social que conllevarán, sea interna o externa, que hay que extremar las medidas de prevención, ya que ha recordado que el 96 % de los brotes se origina en el ámbito social y familiar,

Así, ha recordado que hay que usar las mascarillas y en la calle solo retirarlas en el momento de consumir, hay que guardar la distancia, airear los espacios cerrados y lavarse las manos, y ha aseverado que "el problema no es que haya más o menos restricciones", sino que se cumplan las medidas de seguridad.

Según Barceló, en el ámbito social y familiar hay un "riesgo altísimo", por la confianza que genera pensar que un amigo o nuestra familia "no nos va a contagiar", pero el virus "no conoce de relaciones entre quien se sientan en torno a una mesa o comparten una tarde de conversación".