EFEValència

Cuarenta años después de la declaración de los primeros casos de VIH en el mundo y a pesar de los avances médicos, que permiten a los afectados tener la carga viral indetectable, no transmitir el virus y tener una buena calidad de vida, continúa el "estigma" tanto social como laboral "debido a la desinformación".

Así lo aseguran a EFE desde CALCSICOVA, la Coordinadora de Asociaciones de VIH y sida de la Comunitat Valenciana, que este miércoles, Día Mundial del VIH y el sida, han celebrado un acto en la Plaza de la Virgen de València realizando pruebas de VIH y actividades, ofreciendo información y leyendo el manifiesto.

Entidades como Lambda, el Comité Antisida, Avacu, CCOO, UGT, Cruz Roja, IVJ o CIPS informan a los interesados hasta las 14:00 horas y también se realizan pruebas de VIH anónimas, confidenciales y gratuitas, de las que se puede tener el resultado en apenas veinte minutos.

Con el lema "Poner fin a las desigualdades. Poner fin al VIH y al sida. Poner fin a las pandemias", exigen medidas que ayuden a ponerles fin y así poder acabar con las nuevas infecciones de VIH y con todas las demás pandemias, que no hacen sino avivarse debido a dichas inequidades.

Un total de 14.553 personas tienen el VIH y reciben tratamientos antirretrovirales en la Comunitat Valenciana, donde el pasado año 354 recibieron el diagnóstico, según datos de CALCSICOVA, que indica que la mayoría de nuevos diagnósticos se dan en hombres de 20 a 44 años.

Este año se conmemora el 40 aniversario de la notificación de los primeros casos de sida y se ha pasado del lema 'silencio=muerte' a una "nueva realidad llena de esperanza" que es 'indetectable=intransmisible'.

Desde la entidad, recuerdan que las personas con el VIH que están en tratamiento tienen la carga viral indetectable, no transmiten el VIH y tienen una buena calidad de vida.

No obstante, afirman que a pesar de estos avances médicos sigue existiendo un "estigma" a nivel social y laboral, debido especialmente a la "desinformación" y, por ello, reclaman una mayor protección ante la discriminación que les afecta en los distintos ámbitos.

Además, señalan que desde CALCSICOVA, y siguiendo los objetivos de ONUSIDA (el programa de Naciones Unidas sobre el VIH y sida), trabajan para poner fin al VIH y el sida como un problema para la salud pública en 2030.

Los objetivos son que el 95 % de las personas con VIH estén diagnosticadas (en España se hace solo con el 87 %); que el 95 % de ellas esté en tratamiento; y que el 95 % cuente con carga viral indetectable. A estas tres metas se suma "conseguir la cero discriminación hacia las personas con VIH".

Además, lamenten el "retorno de viejos discursos reaccionarios, que atentan contra aquellos derechos que tanto costó alcanzar" y afirman que viven "con preocupación el auge de la serofobia y de ideologías machistas, homofóbas, transfóbas y xenófobas, ante las que, como sociedad, no podemos permitir ni un solo paso atrás".