EFEValència

El que fuera director de la revista satírica La Traca Vicent Miquel Carceller, que fue víctima de la represión franquista, da nombre a una calle de València, según ha informado el Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica (GRMH).

Su presidente, Matías Alonso, ha asegurado en un comunicado que con esta nueva placa en "València avanza hacia un callejero más justo para quienes aportaron trabajo y sacrificio personal a nuestra historia y cultura".

Alonso ha mostrado su satisfacción "por la recuperación para el listado de Honores de la ciudad de uno de sus más preclaros exponentes de su Cultura popular como es Vicente Miguel Carceller" y ha felicitado a Tina y Vicente Rabanal Carceller y demás familia "por su constancia, paciencia y tesón, que al final siempre vence".

Ha expresado su gratitud al Ayuntamiento de València por esta decisión, "con la que cumplimos otro de nuestros objetivos para un Callejero más justo con quienes merecen ser recordados por su aportación personal a València en diversos campos" y ha apuntado que el de Carceller "era uno de los casos más sangrantes".

Sin embargo, para Alonso la satisfacción "no será completa hasta que en el Callejero se rinda honor y reconocimiento a otros personajes que lucharon por València y hoy permanecen relegados al olvido como el general Aranguren, de la Guardia Civil leal y católico practicante que sin embargo defendió la legalidad haciendo honor a su Divisa".

"Fue Comandante Militar de la Plaza de Valencia y no quiso huir pensando que los ocupantes eran, como él, hombres de honor y respetarían sus méritos y convicciones militares pero se equivocó en todo; ni eran hombres de honor ni respetaban nada que no fueran ellos mismos", ha añadido.

Alonso ha recordado también "la deuda que este Ayuntamiento tiene con Teófilo Alcorisa, en cuya desaparición colaboró desde 1947 hasta el final, en un duro combate contra su exhumación tal y como pedía la familia y el GRMH, el episodio memorialista más duro y triste que hemos conocido en esta Comunitat".

"Es indigno que una persona de la talla de Manuel Azaña siga teniendo un aliviadero del Estadio del Levante como único recuerdo en la que fue capital de la República que él presidió", ha agregado.

Según Alonso, con decisiones como la del Ayuntamiento de València se "avanza en la normalización en el recuerdo" y ha asegurado que "no" tiene "duda de que poco a poco iremos consiguiendo saldar estas deudas pendientes; no puede ser de otra manera en un ayuntamiento demócrata y progresista".