EFEValència

El sindicato CCOO ha exigido a la Conselleria de Educación que se refuercen las plantillas de docentes y que se apliquen medidas de protección a toda la comunidad educativa de cara al posible regreso a las aulas tras el verano.

En un comunicado, este sindicato ha propuesto periodos de formación mixta, presencial y en teletrabajo, con entradas y salidas escalonadas en los centros educativos y aulas con ratio reducida para asegurar una en torno educativo seguro y garantizar el derecho en la educación de todos.

"Sin garantías, la Federación de Enseñanza de CCOO considera que no se pueden reabrir los centros. Antes de entrar en los centros educativos hay que implementar un plan de contingencia que contemplo una organización escolar adaptada a la nueva normalidad en la cual se desarrollará el curso 2020-21. Volver a la escuela no puede basarse en criterios exclusivamente de conciliación de la vida familiar y laboral olvidando las la salud y seguridad".

"La conciliación no es un problema que tenga que resolver la escuela, lo tiene que atender y resolver el conjunto de la sociedad con medidas que refuerzan la igualdad y los derechos sociales. Propuestas para la desescalada y la transición hacia la nueva normalidad Hay que generalizar las rutas escolares seguras que ya tienen en muchas localidades, los cole-caminos son una medida más de protección que se ha demostrado educativa y puede reforzar ahora la protección del alumnado", han asegurado desde CCOO.

En este sentido, indican que "para evitar aglomeraciones hará falta diferentes horarios en el patio y reducir los movimientos dentro del centro educativo. También proponemos medidas estrictas de seguridad en los comedores y reforzar las tareas de limpieza en todo el centro educativo, sin olvidar sus espacios deportivos o el transporte escolar".

Para las aulas "hay que organizar la separación entre personal trabajador y el alumnado, con las correspondientes distancias de seguridad. Mientras las autoridades sanitarias mantengan los dos metros de distancia como medida de seguridad, tendrá que haber un máximo de 10 alumnos para cada aula en Primaria y Secundaria; mientras que en la etapa de Infantil proponemos un aforo de 5 alumnos máximo".

Asimismo, el sindicato insiste en la necesidad de calcular el aforo de todos los espacios del centro, de reforzar la limpieza y de dotar de material de protección al personal.

"Una de las recomendaciones sanitarias principales es la ventilación de los espacios cerrados. Por eso consideramos que es el momento de plantear actuaciones de mejora de la calidad del aire en las instalaciones educativas. En base a nuestro proyecto para hacer de los centros educativos valencianos espacios sostenibles desde el punto de vista medioambiental, proponemos medidas para auditar energéticamente los edificios y poder ir implantando de forma planificada, climatización por suelo radiante, refrigeración y calefacción mediante sistemas sostenibles como geotermia o aerotermia".  EFE

jfg