EFEValència/Alicante

Celadores de la Comunitat Valenciana, donde hay en la actualidad cerca de 3.500 de estos profesionales, se han sumado a las concentraciones convocadas en toda España por la Plataforma Reconocimiento para el Celador Ya!!! para reclamar, entre otras medidas, ser considerados personal de riesgo, la equiparación salarial para todas las autonomías y la revisión de los requisitos para acceder a la carrera profesional.

Celadoras y celadores de los hospitales La Fe y Clínico de València , el General de Alicante y el Marina Baixa de Villajoyosa se han concentrado sobre las 13:00 horas de este jueves en las puertas de los centros para mostrar su rechazo a la "gran injusticia" que a su juicio se ha producido con este colectivo durante todo el proceso de la pandemia del coronavirus.

Según afirman, su consideración como "personal de bajo riesgo" en los procedimientos de actuación frente al Covid-19 emitidos por el Ministerio de Sanidad los deja "totalmente desprotegidos frente a cualquier exposición al virus en las tareas del día a día que realizan en los centros hospitalarios".

"Nos consideran personal de bajo riesgo porque dicen que no tenemos contacto directo con el paciente; cosa que es totalmente falsa y que demuestra el gran desconocimiento que tienen desde el Ministerio de nuestras funciones y tareas dentro de cualquier institución sanitaria", aseguran en un comunicado, donde afirman que el "trato y roce" que tienen con los pacientes desde que entran por la puerta del hospital hasta que se van es "constante y estrecho".

Desde la Plataforma reclaman la modificación de los procedimientos de actuación en cualquier crisis sanitaria emitidos por el Ministerio de Sanidad, "pasando a ser considerados como personal de riesgo, justificado por el contacto tan directo con los pacientes". la equiparación salarial para todas las autonomías y la revisión de los requisitos para acceder a la carrera profesional.

También piden la creación de un Módulo de Formación Profesional de Grado Medio, que a su vez sirva para modificar y actualizar los puntos del Estatuto del personal no sanitario de 1971, que rige las funciones del celador, ya que consideran que es "totalmente descabellado" que sus funciones estén regidas por una Orden Ministerial del año 1971, que es "preconstitucional y machista, puesto que no contempla la figura de la celadora bajo ningún concepto y con sesgos autoritarios de su origen militar".