EFEValència

La Campaña CIES NO ha denunciado que el centro de internamiento de extranjeros de Zapadores en València no notificó el brote de covid, que afectó a 33 internos, a Salud Pública.

Según relata este colectivo, el 3 de enero varios internos comenzaron a manifestar síntomas compatibles con covid-19 y se lo comunicaron a los funcionarios policiales, al servicio médico del CIE y a la Campaña por el cierre de los CIE.

Se realizaron pruebas PCR a tres ciudadanos argelinos que iban a ser expulsados y que finalmente dieron positivo, según narran los internos.

Ante "la inacción" del personal del centro a la hora de realizar pruebas generalizadas a los internos, el día 7 la Campaña CIES NO presentó una queja ante la Conselleria de Sanidad, un día después varios internos comunicaron que habían comenzado a realizarse pruebas de antígenos en el CIE, y en la tarde del día 9 trasladaron que al menos 7 personas habían resultado positivas.

El 11 de enero Salud Pública respondió que no tenía constancia de casos positivos en el CIE de Zapadores pero que comenzaría a realizar averiguaciones, y al día siguiente fuentes oficiales confirmaron la existencia de 33 casos positivos en el interior del CIE, un tercio de los 99 internos.

Para la Campaña CIES NO, "ya había quedado demostrada tanto la negligencia por parte de los responsables del CIE a la hora de tratar este brote como la incapacidad de las instalaciones para asegurar la prevención y contención del virus".

Las pruebas de antígenos se empezaron a realizar de manera generalizada cinco días después de las quejas de los internos, así como con posterioridad a la queja presentada por la Campaña, que denuncia "ocultación de información y negligencia por parte del servicio médico y de los responsables del CIE por no comunicar los contagios" a Sanidad, siempre según estas fuentes.

Los internos aseguran estar viviendo "una situación de gran angustia" ya que en las últimas horas varios internos que habían dado negativo en las pruebas de antígenos han empezado a tener síntomas.

Además, CIES NO afirma que la prohibición de recibir visitas externas a raíz del brote constituye "una vulneración del derecho que tienen dichas personas al contacto con el exterior y del de las organizaciones sociales a acompañarlas".

Exige responsabilidades por "la lamentable gestión de la situación y la dejación de sus obligaciones por parte del personal del CIE de Zapadores en su deber de proteger la salud e integridad de los internos", según indica en un comunicado.