EFEValència

El Colegio de Enfermería de Valencia ha advertido de que las residencias públicas de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas recurren a grupos de whatsapp para buscar personal de Enfermería ante la "constante falta" de profesionales, algo que, alertan, puede "disparar" los casos de "intrusismo profesional".

Según ha asegurado la entidad colegial en un comunicado, los centros de personas mayores han resuelto de momento este problema "parcheando y echando mano de personal de refuerzo covid, que solo debería ceñirse a reforzar las necesidades surgidas por la pandemia".

"Pero estos profesionales están cubriendo vacantes estivales por falta de enfermeras y enfermeros y dejan a las residencias públicas sin refuerzos para poder ofrecer de forma adecuada los protocolos covid de cada centro", ha añadido.

Según ha denunciado, la situación de falta de profesionales de Enfermería para cubrir las vacaciones "es generalizada" en los hospitales y centros de salud de la Comunitat Valenciana, pero es "especialmente dramática" en las residencias públicas de la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Allí, "las propias profesionales piden ayuda para encontrar compañeras/os por todos los cauces, e incluso lanzando mensajes desesperados en grupos de WhatsApp".

"Estamos asistiendo estupefactos a una carrera desesperada de los centros y de sus gerencias para contratar enfermeras/os, utilizando para ello cualquier plataforma, algo inaudito hasta este momento", ha precisado el Colegio, que ha destacado que esta falta de profesionales "puede empujar a que se disparen los casos de intrusismo profesional, con el riesgo que eso conlleva".

Según ha explicado, en la Comunitat Valenciana existen 10 residencias públicas que dependen de la vicepresidenta del Consell, Aitana Mas, y en la mayoría "se están encontrando problemas para hallar personal que cubra las vacaciones".

En concreto, en Alicante hay cinco residencias de personas mayores y dependientes (Alacant, Mariola, Torrevieja, La Florida y Pintor Emilio Sala); en Castellón dos (Lledó y Borriana) y en Valencia tres (Aldaia, Carlet y Silla).

Según el Colegio, esta "contrariedad" se suma la aparición de brotes de contagios de coronarivus, por lo que la "carga de trabajo de las escasas enfermeras que dan servicio se multiplica", y la falta en algún centro de profesionales como médicos, fisioterapeutas o psicólogo lleva a que la Enfermería acabe asumiendo algunas de sus funciones.

La presión asistencial "ha empeorado" durante los últimos años en los centros de mayores "sin que se tomen medidas necesarias para solucionar la falta crónica de personal pese a las constantes reclamaciones que se llevan haciendo desde el sector sociosanitario de Enfermería".

Cada vez resulta más difícil encontrar personal para las residencias porque "son muy pocos las/os profesionales que están dispuestas/os a trabajar en los centros dependientes de la Conselleria de Igualdad por las pésimas condiciones laborales".

El "problema esencial" es que las enfermeras de residencias, "paradójicamente carecen de la consideración de personal sanitario porque no pertenecen a la Conselleria de Sanidad" ya que están adscritas a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Esto "supone peores condiciones laborales en aspectos profesionales, remuneración económica, formación, reconocimiento, desarrollo o movilidad", y tampoco se valoran igual las horas trabajadas.

Estos agravios profesionales, ha denunciado el Colegio, se producen porque la Conselleria de Igualdad "ofrece unas condiciones de contratación diferentes a las de Sanidad, con menor flexibilidad y mayor burocracia", lo que conlleva un "desgaste físico y mental".

El Colegio ha reclamado la puesta en marcha y desarrollo de un Plan de Recursos Enfermeros que mejore las condiciones de las profesionales en todos los ámbitos, que prevea y evite situaciones como las que se están viviendo este verano, que garantice el relevo generacional y que ponga coto a los posibles casos de intrusismo.

Desde la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas han informado a EFE de que es una "situación sistémica que ocurre cada verano" y que se trabaja conjuntamente con la dirección general de Función Pública para que los planes vacacionales contemplen una previsión que nutra correctamente las bolsas de empleo.

Han incidido en el hecho de haber mantenido a todo el personal de refuerzo contratado durante la pandemia, algo que, han señalado, "nos diferencia de otras autonomías".

Las fuentes han señalado que aunque son conscientes de que "no es la función de este personal, y por ello se está trabajando en los citados planes de vacaciones, este factor debería aliviar parte del vacío que se produce sistémicamente cada verano, dado que la presión es mucho menor ahora que durante los primeros meses de la pandemia".

"Por otra parte, no siendo esto suficiente, en la actualidad desde la Conselleria se está trabajando con los sindicatos para compensar la diferencia entre el personal de Sanidad (estatutario) y el de Servicios sociales", han añadido.

En estos últimos siete años se han aumentado las ratios de los trabajadores sociosanitarios de las residencias que dependen de Igualdad y se ha realizado un proceso que ha permitido equiparar los sueldos base de estos trabajadores a los estatutarios, han destacado para añadir que en este contexto, desde Igualdad "se viene reclamando al Estado una regulación básica para estos trabajadores".