EFEValència

El comité de empresa del Departamento de Salud de La Ribera considera "inacabada e incompleta" la reversión a la gestión pública directa de este área después de cuatro años y asegura que es "decepcionante" que la Conselleria de Sanidad "no haya cumplido con los compromisos adquiridos con el personal laboral".

En un comunicado, el Comité de Empresa afirma que los "prejuicios" hacia el personal laboral "impregnan la toma de decisiones de la Conselleria en este departamento en detrimento de la eficiencia sanitaria".

"El personal laboral no ha notado cambios significativos en el día a día en las condiciones de trabajo, seguimos con un Convenio Colectivo firmado el año 2016 con una empresa privada para una gestión privada", recuerdan.

Además, ven "llamativo y lamentable" que tras cuatro años con gestión pública directa no tengan "las mismas condiciones laborales" del resto de personal dependiente de la Conselleria de Sanidad.

"Tenemos los mismos problemas que teníamos antes de la reversión, produciéndose incumplimientos y reinterpretaciones del Convenio que están perjudicando a los trabajadores dando como resultado la fuga de profesionales", critican.

Según el Comité, cerca de 200 profesionales "han abandonado el departamento en estos cuatro años" en los que señalan que ha habido un "mal clima laboral, sin plan de igualdad ni la implementación de sus medidas, discriminación en materia de conciliación, agravios comparativos, con una jornada laboral muy superior al resto de personal de la Conselleria, en algunos casos más de 150 horas".

Y además el personal laboral "ha perdido derechos, como la promoción y movilidad interna o la jubilación parcial".

Asimismo, afirman que la plantilla del departamento "no está dimensionada como otros departamentos de similares características como el General de Castellón, o el Doctor Peset de Valencia" y estiman en 400 el déficit de profesionales respecto de estos dos departamentos.

"Desde este Comité de Empresa apostamos por el diálogo y la negociación del convenio (a pesar de estar tres años y tres meses negociando) ya que ante cualquier discrepancia con los trabajadores el equipo responsable de la Conselleria de Sanidad nos emplazan a que todo se dirima en los tribunales, en lugar de proponer el entendimiento y el acuerdo", denuncian.

Por último, señalan que entienden "las dificultades" y concluyen: "Ellos decidieron revertir, ellos son los legisladores y tienen la obligación de encajarnos en el sistema".