EFEValència

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, ha presentado una serie de enmiendas al proyecto de ley educativa en las que se pide itinerarios formativos obligatorios hasta los 18 años y una mayor formación en derechos laborales, así como más deporte y educación afectiva-sexual.

Según Baldoví, el objetivo es lograr que la escuela pública sea el núcleo de la sociedad y un puente entre la comunidad educativa y los barrios, asociaciones culturales y deportivas, bandas de música etc.

Compromís plantea elevar el periodo vital dedicado a la formación obligatoria de los 16 a los 18 años, con el fin de que, cuando el alumno llegue a la mayoría de edad, cuente con alguno de los diferentes reconocimientos académicos que se pueden obtener a través de los itinerarios formativos disponibles, han informado fuentes del partido.

De esta manera, las administraciones competentes en trabajo y educación crearán itinerarios formativos a través de la inserción en el mundo laboral, mediante contratos de formación y prácticas, a los cuales se podrá acceder a partir de los 16 años.

La propuesta de Compromís refuerza la importancia de la asignatura Educación en Valores Cívicos e incluye entre los principios pedagógicos la educación afectiva-sexual ente todas las áreas y los niveles educativos con el objetivo proporcionar a niños, niñas y jóvenes los conocimientos, actitudes, habilidades y valores que necesitan para vivir su sexualidad de manera positiva y libre de riesgos.

Además, la coalición quiere que el alumnado se forme en derechos laborales desde la enseñanza obligatoria como herramienta de protección y apoderamiento de los trabajadores y trabajadoras desde el conocimiento de los derechos individuales y colectivos, que se dote de una mayor importancia a la actividad física y del deporte y que se equiparen los estudios profesionales de música, danza y artes escénicas al resto de las enseñanzas profesionales existentes para dotarlas de mayor empleabilidad.

Compromís también ha propuesto que se equipare el derecho de enseñanza de la legua propia a la lengua castellana y que se dé apoyo administrativo para promover los programas de inmersión lingüística para el alumnado que tiene como lengua vehicular familiar el castellano o una lengua extranjera.

Por último, siguiendo las recomendaciones de los consejos de la juventud, Compromís propone un nuevo capítulo a la ley que reconozca e impulso la educación no formal y el voluntariado juvenil como herramienta educativa.