EFEValència

La Demarcación de Costas ha objetado al Plan Especial del Cabanyal (PEC), que se encuentra en el segundo trámite de alegaciones, aunque el Ayuntamiento de València sostiene que debe haber "algún error o confusión" porque piden la desafección como terciario de una zona con derechos de concesión, la de los restaurantes de la Malvarrosa, y donde se proyecta un hotel de 15 alturas.

Así lo ha indicado a EFE la vicealcaldesa y concejala de Urbanismo de València, Sandra Gómez, que ha asegurado que se trata de "un informe más", al que contestarán, pero que los trámites de alegaciones siguen su curso y el plan "no se va a paralizar".

Fuentes de la Delegación de Gobierno han detallado a EFE que Demarcación de Costas no ha emitido un informe negativo sino un "requerimiento de documentación y subsanación y es necesario aportarlo y subsanar, para emitir el informe".

"El Gobierno no tiene ninguna voluntad de paralizar el Plan del Cabanyal, al contrario, quiere la revitalización del barrio", según las mismas fuentes.

En el citado requerimiento al que ha tenido acceso EFE, se pide al Ayuntamiento los planos de ordenación en los que se grafíen las líneas de la ribera de mar y las interiores de las zonas de servidumbre de tránsito y protección, así como accesos al mar y zona de influencia.

Igualmente, incide en que en relación al uso terciario "el uso propuesto resulta incomprensible con la propia naturaleza del dominio público marítimo-terrestre", aspecto que "debe subsanarse".

Entre otros aspectos, indica que "las condiciones volumétricas de la edificación hotelera de 15 plantas de altura contradicen" la Ley de Costas y "se deben distribuir de forma homogénea atendiendo al entorno y la configuración de la zona" y "sin romper la perspectiva del litoral".

Sandra Gómez ha dicho por su parte que "hay ciertas cuestiones a aclarar porque hay cierta confusión" y ha concretado que el escrito de Demarcación de Costas "informa desfavorablemente a un aparcamiento que no existe porque ya se quitó de la última versión del plan".

Además, el texto señala que no ha de considerarse como terciario la primera línea de playa, lo que afecta al hotel que se proyecta en una parte de la fachada marítima pero también a establecimientos de restauración históricos.

"Lo del hotel lo mete en el mismo paquete. Dice que no puede haber terciario en esa zona. Todo el mundo conoce restaurantes de toda la vida como La Pepica, el hotel Las Arenas o una residencia de ancianos que llevan monjas desde hace 40 años", ha explicado Gómez, que quiere concertar una cita en septiembre con el técnico de Demarcación de Costas para aclararle algunos aspectos.

"Pide que se desafecte todo pero no es posible por eso creemos que en la reunión que tengamos en septiembre lo aclararemos", ha resaltado y ha agregado que esta objeción "no supone nada para el plan porque está claro que hay un error; lo veo bastante claro", ha sostenido.

La vicealcaldesa ha dicho desconocer cómo han llegado a esos errores para decir que se desafecte como terciario "restaurantes de toda la vida", a los que "todo el mundo conoce y son terciarios reconocidos por un derecho de concesión".

Tras conocerse las objeciones de la Demarcación de Costas, el grupo popular ha lamentado, en un comunicado, que "la falta de rigor e inoperancia del gobierno municipal va a suponer un nuevo retraso en la regeneración y rehabilitación del barrio del Cabanyal".

El concejal del PP Carlos Mundina ha asegurado que "refleja la falta de sintonía entre el Gobierno central y el equipo de Ribó y la falta de rigor del equipo de urbanismo" y ha recordado que ya advirtieron que no era necesario integrar el PAI Piscinas en el PEC, incluyendo el hotel de 15 alturas.

Mundina ha reprochado que el gobierno local "no hizo nada" a las observaciones de Costas en el primer trámite de alegaciones y el resultado es que 5 años después se está como al principio: "con el plan paralizado y con los proyectos estrella del equipo municipal paralizados".

En otro comunicado, el portavoz de Ciudadanos (Cs) en València, Fernando Giner, ha avisado al alcalde, Joan Ribó, de que el Cabanyal-Canyamelar "no puede esperar a que resuelva sus pleitos con el Gobierno" y le ha emplazado a "desbloquear la paralización del plan".

Ha recordado que la Demarcación de Costas ya advirtió de las deficiencias que observaba al plan hace nueve meses y ha asegurado que "la paralización de la fase de alegaciones del PEC, y por tanto del Plan, hasta que el equipo de Sandra Gómez subsane todo es un jarro de agua fría para la ciudad".

Giner ha recordado el apoyo de su grupo en el pleno de mayo de este año al desarrollo de la II fase de alegaciones al PEC, pero ha precisado que ya advirtieron que "desde el punto de vista de la viabilidad, el hotel de 15 alturas choca frontalmente con la cercanía de un proyecto de 30 alturas en La Marina y en otro plan cercano e incumple el artículo 30 de la Ley de Costas".

El portavoz de Vox en València, Pepe Gosálbez, ha indicado que se trata de "una nueva bofetada a València y a los valencianos por la pésima gestión de Ribó", a quien ha acusado de gobernar "a base de ocurrencias" y ha instado a subsanar las deficiencias "o no hay informe preceptivo y vinculante.