EFEValència

El sindicato CSIF ha interpuesto recurso ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunitat Valenciana contra la resolución de mayo de la Conselleria de Sanidad que provocó el cese de más de 3.200 profesionales de la sanidad contratados como refuerzos ante la pandemia, y pide la anulación de la resolución y la contratación de todos los profesionales.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) solicita en su anuncio de recurso tramitado ante la Sala de lo Contencioso Administrativo la admisión del escrito y el requerimiento a Conselleria para que aporte el expediente administrativo con el fin de iniciar un proceso que “dicte sentencia por la que se anule la resolución que se recurre”.

Según un comunicado de CSIF, este sindicato ya advirtió desde finales de abril, cuando Sanidad empezó a comentar en reuniones de Mesa Sectorial que no renovaría todos los contratos de acúmulo de tareas por la pandemia, de su oposición a esta medida y exigió desde el principio que continuaran los 9.300 profesionales contratados por entonces.

La central sindical ha insistido en la renovación y ante la negativa de Conselleria, "que ha debilitado la sanidad valenciana, que sufre un incremento de contagios por la pandemia, ha decidido recurrir la resolución de 25 de mayo de prórroga y renovación parcial de esas plazas eventuales".

El sindicato explica que la Comunitat Valenciana arrastra desde hace años una situación de déficit de plazas estructurales, que CSIF calcula en 11.000.

Por ese motivo, la contratación de 9.300 profesionales de refuerzo “suponía en la práctica una cobertura encubierta de esas vacantes y enmascaraba la falta de ofertas de empleo para que esas plazas tengan a profesionales que las atiendan de manera definitiva”.

En septiembre del pasado año el president de la Generalitat reconocía la escasez de plantilla en sanidad, según CSIF, que asegura que, no obstante, desde entonces la Conselleria no ha planteado un borrador de cómo va a reforzar sus efectivos.

CSIF recalca que, ante esta falta de planificación y en la coyuntura de pandemia existente, “como mínimo Sanidad debería de haber prorrogado los 9.301 contratos hasta el 31 de diciembre, hasta que hubiera convocado las plazas estructurales necesarias”.

El sindicato señala, además, que esos contratos por acumulación de tareas han resultado insuficientes, ya que el número de profesionales contagiados o en cuarentena supera los 10.000, cifra superior a los contratados como refuerzo covid.

Por otra parte, esos 9.300 nombramientos únicamente han coincidido algunos meses, durante la tercera ola, y no desde el inicio de la pandemia.

La central sindical, ante la carencia de planificación y el cese de más de 3.200 sanitarios de los 9.300 que terminaban contrato el 31 de mayo y debido a la ausencia de negociación por parte de la Administración, ha decidido presentar recurso ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ y pedir la anulación de la resolución de Conselleria que contemplaba esos miles de ceses.