EFEValència

El sindicato CSIF ha pedido este jueves al conseller de Educación, Vicent Marzà, que aplique un calendario de realización de pruebas PCR a los docentes, ahora que ha reconocido la importancia de estas pruebas.

El sindicato se ha pronunciado así después de que Marzà haya afirmado en Los Desayunos de la Agencia EFE en el Colegio de Abogados de Valencia que sería bueno que se hicieran más pruebas PCR y de forma más rápida en los centros educativos, pues eso daría tranquilidad a las familias.

"CSIF lleva pidiendo PCR a docentes desde el mes de junio; nos alegra comprobar que ahora el conseller Marzà nos da la razón, cuatro meses después", han indicado fuentes del sindicato.

En su opinión, en lugar de descartar esta medida semanas atrás, la Conselleria "debería de haberla aplicado antes del inicio de curso" para garantizar la seguridad en los centros desde la primera semana, si bien las declaraciones de Marzà "demuestran que ha recapacitado".

El sindicato considera que la mejor forma de trasladar a la práctica su "cambio de criterio" sería establecer con urgencia un calendario de pruebas PCR lo largo del curso escolar, pues por ejemplo podrían realizarse las pruebas a la vuelta de cada parón vacacional, por Navidades o Semana Santa.

Asimismo, CSIF pide que cuando exista cualquier contagio o sospecha de contagio en un centro, tanto de docentes como de alumnado, la realización de las pruebas PCR a las personas que están en contacto con la afectada "sea rápida, al igual que la comunicación de los resultados".

De esta manera, sostiene, se podrían adoptar las medidas preventivas sobre la base de pruebas, y evitar así confinamientos innecesarios o que se genere alarma sin fundamento.

Para CSIF, este inicio de curso no ha sido "lo más seguro posible" debido a la no aplicación de medidas sanitarias y de organización por parte del Consell, que tampoco ha establecido la figura de la enfermera escolar e incluso se ha llegado "al extremo de expulsar a las enfermeras que algunos ayuntamientos tenían asignadas a centros".

Además, afirma que los protocolos de contingencia "no han sido revisados" por el Comité de Seguridad y Salud Laboral de la provincia de Valencia, ni se ha rebajado la ratio a 15 alumnos por aula.

CSIF coincide con el conseller en la efectividad, dada la situación, de las medidas adoptadas en los centros, que se deben al esfuerzo de los equipos directivos, que "en muchos casos han tenido que intervenir ante la falta de iniciativa de Conselleria" y gracias a su implicación el inicio de curso se está desarrollando "con las mínimas incidencias".