EFEValència

La organización vecinal Cuidem Cabanyal-Canyamelar presentará alegaciones formales al Plan Especial municipal para este barrio, que tendrán carácter social y urbanístico y que difundirá entre los vecinos para incorporar su apoyo al documento, pues considera que la iniciativa del Ayuntamiento es "muy insuficiente" y que su planeamiento urbanístico tendría efectos negativos si se implantara.

El pleno del Ayuntamiento de València aprobó el pasado mes de mayo el Plan Especial del Cabanyal-Canyamelar (PEC) de forma provisional, después de que la comisión de Urbanismo haya aprobado la segunda exposición pública de este documento.

La vicealcaldesa y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, ha afirmado que cuando esté la aprobación definitiva del plan del Cabanyal "por fin habrá una hoja de ruta clara e inamovible que tiene que perdurar en el tiempo y que supone una tranquilidad para sus vecinos, un horizonte de que vamos a conservar estos barrios, vamos a rehabilitar aquello que se degradó y vamos a reconstruir lo que se destruyó".

Las modificaciones de mayor trascendencia incluidas en la documentación presentada fueron la revisión del Catálogo de Protecciones, que prácticamente duplica los edificios protegidos; la reducción de alturas en varias zonas del ámbito del ámbito del PEC; el reestudio de algunas Unidades de Ejecución previstas revisando el ámbito, alturas y los aprovechamientos de algunas de ellas, así como su ordenación pormenorizada.

La asociación no está de acuerdo con lo anunciado por el Ayuntamiento y buscará el apoyo de los vecinos a sus alegaciones, que registrará antes del próximo 3 de julio, fecha en que terminará el período de exposición del plan. Con ese fin, la asociación tiene prevista una asamblea abierta el próximo 1 de julio.

Para Cuidem Cabanyal-Canyamelar, "el PEC continua planeando una gran volúmen de nuevas edificaciones, con más de 1000 nuevas viviendas en un barrio (y una ciudad) que tiene una población constante desde hace años y que tiene más de 2000 viviendas vacías (más de un 20% del total) entre privadas y de titularidad pública (unas 700), según datos del INE y del Plan Cabanyal". Así lo explica en una nota divulgada hoy.

La nueva versión del PEC demuestra no haber aprendido nada de la crisis sanitaria de la COVID-19 respecto a las economías dependientes del turismo, e incide en la fachada marítima del barrio, en concreto en el solar de la calle Eugenia Vinyes, donde insiste en levantar un hotel de 15 alturas, señala la asociación.

"El PEC continúa incidiendo en favorecer unos procesos de turistificación que antes de la profunda crisis que se anuncia ya estaban expulsando a los vecinos que no pueden pagar la subida de los alquileres o no obtuvieron la renovación de sus contratos", añade la nota.

En cuanto a las alturas de las nuevas construcciones, rompen la tipología tradicional del Cabanyal, añade la nota, antes de incidir en que las denominadas "zonas verdes" del PEC "están teniendo un papel central en la campaña de greenwashing de la vicealcaldesa de Desarrollo Urbano". Se refieren así a Sandra Gómez, haciendo un juego de palabras que viene a significar que la responsable política blanquea su imagen con estas zonas verdes.