EFEValència

La Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana ha enviado esta mañana a un equipo de técnicos que, junto a responsables de patrimonio del Cabildo, han realizado una primera valoración visual del estado de una zona de la catedral tras conocer un posible riesgo de colapso "a través de los medios de comunicación".

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, tras la inspección ocular se ha desestimado que exista riesgo inminente de colapso en la Arcada Nova de la catedral de Valencia, sino que se ha constatado la existencia del deterioro de algunas vigas del techo "que han de ser reparadas con celeridad".

Asimismo, se ha mantenido una reunión en la que se ha trazado un plan de actuación tanto para resolver los problemas puntuales de la techumbre de la Loggia, como para acelerar la resolución de los proyectos presentados en la Administración pendientes de autorización.

Como primer punto de la reunión, los técnicos de Patrimonio han pedido a los religiosos que den prioridad a los asuntos pendientes entre ambas partes y el Cabildo ha reclamado como primera intervención, por delante de las vigas, la resolución de las goteras en la capilla del Relicario.

En la reunión de las dos técnicas de patrimonio y el subdirector general de Patrimonio y Museos, Antonio Bravo, con el conservador del patrimonio artístico del Cabildo, Jaime Sancho, el canónigo fabriquero Ramón Fita y el canónigo archivero Vicent Pons, se ha acordado que se presentará una memoria valorada para realizar la reparación de las vigas de la Arcada Nova de la Seu.

La Dirección General de Cultura y Patrimonio se ha comprometido a analizar "con diligencia" este documento para que las obras se puedan acometer lo antes posible, al tiempo que se ha ofrecido la colaboración de los técnicos de patrimonio para la redacción de dicha memoria valorada.

En la misma reunión también se ha puesto de manifiesto por parte de la administración autonómica la necesidad de que el Cabildo complemente los proyectos que hay pendientes con informes que tengan en cuenta valores arqueológicos, históricos, arquitectónicos y artísticos, tal y como se establece en el artículo 35.4 de la Ley 4/1998 de patrimonio cultural valenciano y que en reiteradas ocasiones se ha solicitado tanto por vía escrita como en reuniones presenciales.

Desde la Dirección General de Cultura y Patrimonio se han autorizado en los últimos años diez proyectos relacionados con la catedral de Valencia que han sido presentados con sus correspondientes informes justificativos.

"Así, ha quedado patente que la Generalitat no bloquea ningún proyecto sino que está a la espera de la documentación necesaria para tomar una decisión fundamentada", han informado las mismas fuentes.

Los proyectos pendientes son: ‘Restauración de la Loggia, escalera de acceso y puente a la Basílica’, recuperación de la girola gótica que recae en la plaza de la Almoina, el Proyecto de restauración de la caja de la escalera del Archivo y el Proyecto de restauración del acceso y sales del Miguelete.

El equipo técnico desplazado hasta la Catedral ha aprovechado la visita para valorar nuevamente el estado de la capilla del Relicario, supuestamente afectada por filtración de agua de lluvia.

Acompañados por los responsables del Cabildo han constatado que las goteras no han causado daños estructurales y ambas partes han consensuado la necesidad de presentar otra memoria valorada como paso previo a la autorización de las obras para reparar las filtraciones.

En Patrimonio se espera este documento desde enero de este mismo año, cuando se envió a la Catedral un requerimiento oficial.

La Administración autonómica también está a la espera de los informes de los órganos consultivos - Consell Valencià de Cultura, Real Academia de BBAA de San Carlos, Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVCR+I), Universitat de València y Universitat Politècnica de València - para tomar una decisión definitiva sobre la posible eliminación del muro que rodea la fachada de los Absidiolos.