EFEValència

La pasión por las Fallas permitió a una joven valenciana reinventarse tras la crisis y pasar de hacer cajas personalizadas que regaló a las falleras para que guardaran los moños a crear su empresa Moñaditas y lanzar, para este año, un cojín que pone fin al "suplicio" de dormir con el peinado de valenciana.

Es el último diseño ideado por Amparo Sanz para la empresa que creó en 2013, cuando vio que su destreza podría convertirse en negocio, dos años después de que la crisis la dejara en paro y justo en las Fallas donde fue la fallera mayor de la comisión Campamento-La Yesa e hizo esos detalles para regalar a su corte de honor.