EFEAlicante

Los inmensos y modernos platós de la Ciudad de la Luz de Alicante (hoy denominados Distrito Digital) han pasado en solo unos años de albergar grandes rodajes de cine de Francis Ford Coppola o de Gerard Depardieu a vacunaciones masivas de ciudadanos de a pie contra la covid-19.

Desde esta semana, unos 4.000 metros cuadrados de los platós 3 y 4 de la ciudad pensada para filmaciones de cine al sur de la Comunitat Valenciana acogen a miles de alicantinos para recibir su dosis frente a la pandemia sanitaria del coronavirus.

Entre el lunes y el presente martes más de 7.000 ciudadanos han sido citados para pasar por los 20 boxes que ha instalado la conselleria valenciana de Sanidad para ser inoculados frente al virus con primeras vacunas de AstraZeneka (de 60 a 65 años) y Pfizer (de 70 a 79) en un proceso que se prolongará, al menos, hasta agosto.

Los estudios cinematográficos han sido adaptados en las últimas semanas para convertirse en un lugar adecuado para la vacunación, ya que cumple con el requisito de ser un "macroespacio" que puede ser "fijo" durante los meses que sean necesarios, sin entorpecer ninguna otra actividad, según han relatado a Efe fuentes sanitarias.

De esta forma y aunque no fuera el propósito inicial, el virus permitirá a gran parte de los habitantes de la ciudad conocer por primera vez desde dentro estos platós que fueron bautizados como los más modernos de Europa cuando se inauguraron hace casi dos décadas.

La Ciudad de la Luz de Alicante fue un costosísimo proyecto impulsado por el entonces president valenciano, Eduardo Zaplana, del PP, y auspiciado por el cineasta Luis García Berlanga coetáneo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València y Terra Mítica de Benidorm por el que la Generalitat Valenciana desembolsó unos 500 millones de euros entre expropiaciones, edificación y posterior gestión.

Inaugurado en 2005, aquí se filmaron 63 películas hasta 2012, año en que Bruselas prohibió la actividad y ordenó a la sociedad propietaria que devolviera a la Generalitat los 264 millones de euros recibidos de dinero público en la construcción, operación que acabó tiempo después con la dación en pago al Gobierno valenciano tras varias subastas de los edificios sin interesados en la puja.

En el capítulo estrictamente cinematográfico, los platós han visto algunas de las más grandes producciones del cine reciente, como la laureada "Lo Imposible", del español Juan Antonio Bayona con Naomi Watts sobre el tsunami en el océano Índico, rodada en un gran tanque acuático situado en los exteriores.

También en 2006 "Astérix y los Juegos Olímpicos", con Depardieu en el papel de Obélix, una película que dejó en la ciudad un beneficio que se calcula en muchos millones de euros, o dos años después "Tetro" de Francis Ford Coppola y Jean Jacques Annaud con "Su majestad Minor".

Por el recinto han pasado algunas de las más conocidas estrellas de Hollywood, entre ellos Bruce Willis en la "Fría Luz del Día", Colin Farrell en "Triage", Adrien Brody en "Manolete" y Viggo Mortensen en "Todos Tenemos un Plan", así como Carlos Saura, Vicente Aranda, John Irvin, Penélope Cruz, Antonio Banderas, Chloë Sevigny, Rhys Ifans, David Thewlis, Elsa Pataky, Luis Tosar y Ernesto Alterio.

Además, los estudios provocaron el interés de otros afamados cineastas como Quentin Tarantino, Ridley Scott, que quería rodar ahí algunas escenas de "Prometheus", o Roman Polanski, aunque al final en estos casos no se llegaron a cerrar acuerdos.

Parte del recinto de la antigua Ciudad de la Luz se ha reconvertido en la ambiciosa iniciativa Distrito Digital para atraer empresas punteras del sector tecnológico, y también se ha instalado la nueva conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, la única que tiene su sede lejos de la ciudad de València, entre otras mercantiles.

Pero hasta la vacunación contra la covid-19, los grandes platós han seguido vacíos durante nueve años, entre 2012 y 2021, periodo en el que se han planteado numerosas y variadas propuestas de uso aunque sin llegar a ser una realidad, como la idea en 2019 de que acogiera una innovadora pista de ensayos para coches sin conductor, una idea que incluso veía con buenos ojos el president valenciano, el socialista Ximo Puig.