EFEValència

El presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), Javier Velasco, ha declarado este martes a EFE que la posibilidad de despenalizar por primera vez la eutanasia en España es "una buena noticia", aunque "hay aspectos a mejorar".

Antes de participar en una charla-coloquio sobre la proposición de ley orgánica para la regulación de la eutanasia del PSOE en el Centre Cultural La Nau de València, Velasco ha dicho que en concreto la entidad está en desacuerdo con la comisión de control previo que establece el proyecto de ley, ya que "retrasa el proceso".

Velasco ha explicado que la comisión delega en dos personas -un jurista y un médico- la revisión de la documentación del enfermo, un punto a su juicio "poco práctico", puesto que el enfermo es también controlado por dos médicos que informan de si la persona que solicita morir cumple con los requisitos de la ley.

Asimismo, ha destacado que la composición de esta comisión dependería de los gobiernos autonómicos y ha expresado que, "si son de ideología contraria, es probable que boicoteen el procedimiento".

En el acto, Javier Velasco y Joan Carles Carbonell, catedrático de Derecho Penal de la Universitat de València, han debatido sobre la proposición de ley orgánica de regulación de la eutanasia, presentada por el PSOE el pasado mes de mayo, que plantea que se pueda solicitar ayuda para "morir anticipadamente" en casos de "enfermedad grave e incurable" o "discapacidad grave crónica".

Velasco ha indicado a EFE que "es probable que la ley se consiga aprobar si la legislatura actual dura más de un año", ya que "el único grupo que ha manifestado su rechazo ha sido el Partido Popular", que presentó una enmienda a la totalidad que fue rechazada por el pleno del Congreso el 25 de octubre.

El acto de este martes ha servido también de homenaje al médico anestesista Luis Montes, presidente de la DMD desde 2009 hasta que falleció el pasado abril, que fue coordinador de urgencias del Hospital Severo Ochoa en Leganés (Madrid) y fue llevado a los tribunales tras dos denuncias anónimas que le acusaban de 400 presuntas "sedaciones terminales irregulares".

El caso de Montes fue suspendido en 2008, después de que el Juzgado indicase que no había condición entre la mala praxis médica y las muertes.

Velasco ha destacado que Montes fue "una persona luchadora y honesta, que merece todo el respeto".