EFEValència

Especialistas en cáncer de mama destacan la técnica del transcriptoma y la radioterapia intraoperativa como dos de los grandes avances para la mejora tanto de la detección precoz en el diagnóstico clínico como de los tratamientos del tumor y su efectividad, mejorando la calidad y esperanza de vida.

Así lo han puesto de manifiesto especialistas de Quirónsalud y Ribera Salud en un seminario telemático con motivo de la celebración este jueves del Día Internacional del Cáncer de Mama, que ha abordado las últimas innovaciones en el diagnóstico y tratamiento de este tumor.

En el encuentro han intervenido el especialista en oncología, Manuel Sureda y la jefa de la Unidad de Radioterapia, Rosa Cañón, de Quirónsalud Torrevieja, la jefa corporativa del Área de Mama, Julia Camps, y la doctora de Anatomía Patológica de la Mama, Laia Bernet, de Ribera Salud.

Sureda ha destacado que el análisis del transcriptoma (ARN) abre posibilidades muy importantes en la personalización del tratamiento y seguir, en tiempo real, la evolución del tumor.

Este análisis está indicado para cualquier tipo de tumores, pero ha precisado que "se ha encontrado mayor provecho" a los localmente más avanzados o metastásicos, ya que permite averiguar a qué fármacos es resistente y abre muchas posibilidades para personalizar el tratamiento y seguir "en tiempo real" su evolución.

Por su parte, Julia Camps, jefa corporativa del área de mama Ribera Salud, ha abordado los avances diagnósticos en la radiología de mama, y ha indicado que "hay un paso más allá" que es la utilización de la información que aporta la resonancia magnéticas y para ver al paciente en su totalidad y con ello realizar una "localización espacial del cáncer de mama".

Camps ha destacado los avances conseguidos con la inteligencia artificial, en radiogenómica, que permiten avanzar en la predicción y en la emisión de un pronóstico más preciso, y de la técnica de difusión por resonancia magnética (DWI) que ayuda a detectar el movimiento de moléculas de agua alrededor del tumor.

"El paso siguiente es juntarnos con nuestros compañeros oncólogos, ingenieros, patólogos, genetistas y oncólogos radioterápicos y usar toda la información, integrarla y hacer modelos predictivos", ha añadido.

Por su parte, Rosa Cañón, jefa de la unidad de Radioterapia de Quiróssalud Torrevieja, que ofrece desde hace más de una década el tratamiento de Radioterapia Intraoperativa (RIO) en quirófano, ha destacado los grandes avances conseguidos en radioterapia, que han permitido pasar de tratamientos muy agresivos a irradiaciones parciales y menos invasivas.

La radioterapia Intraoperativa, ha indicado Cañón, ha evitado a las pacientes que tengan que someterse a los largos tratamientos de radioterapia y la paciente recupera antes la sensación de "normalidad".

Como conclusión, los especialistas han coincidido en que los nuevos métodos de imagen cada vez van a servir más a la medicina de precisión, a estratificar a los pacientes con mayor riesgo, detectar la enfermedad con tiempo y realizar tratamientos menos agresivos e invasivos.