EFEXàbia (Alicante)

Una tortuga de unos 30 años y 6 kilogramos de peso que había sido capturada accidentalmente por un arrastrero ha sido devuelta hoy al mar con éxito desde un barco a una milla de la costa de Xábia (Alicante).

'Chiquiti', nombre que se ha dado a la tortuga en un concurso para concienciar a niños de la importancia del medio ambiente, ha sido depositada en el agua de manos del alcalde de Xábia, José Chulvi, en un acto en el que han participado numerosas embarcaciones que posteriormente han disputado un campeonato infantil de vela.

Esta tortuga fue capturada accidentalmente y ha sido curada en el Oceanogràfic de València de una embolia gaseosa, que sufrió al verse atrapada entre las redes, han informado fuentes del centro de conservación valenciano.

Parecida a la que a veces padecen los submarinistas, esta "enfermedad descompresiva" es un trastorno causado por la formación de burbujas de gas en los órganos internos tras una subida brusca desde zonas profundas hasta la superficie.

Este mal fue descrito por los veterinarios del Oceanogràfic tras atender numerosos casos de tortugas capturadas por redes de arrastre, y para deshacer estas burbujas y restablecer la funcionalidad de los órganos afectados se usa una pequeña cámara hiperbárica.

En ella, se somete al animal a una presión alta (similar a la que existe en el fondo marino en el momento de su captura) y se va despresurizando lentamente, lo que permite que las burbujas se disuelvan de modo natural.

Este pequeño artefacto ha sido ideado por los veterinarios del Oceanogràfic, inspirados en las cámaras hiperbáricas que existen en algunos hospitales para tratar a los submarinistas.