EFEValència

El Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto de la Universitat de València y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha elaborado un procedimiento que incrementa la sensibilidad para detectar virus en muestras sanguíneas de personas sanas, además de reducir el efecto de las contaminaciones.

La investigación, publicada en Scientific Reports, también ha descrito 28 especies potencialmente nuevas de anellovirus, una familia presente en numerosas especies animales, pero para la cual no se han detectado hasta la fecha claras asociaciones con patologías concretas, han informado fuentes de la UV.

La detección de virus en muestras de sangre ha sido facilitada por las nuevas técnicas de análisis metagenómico, pero todavía existen barreras a superar antes de poder establecer mecanismos rutinarios de vigilancia. Para ello, el I2SysBio ha diseñado un protocolo dirigido a enriquecer la fracción de virus en muestras de personas sanas y así aumentar la probabilidad de detectar nuevos virus o, simplemente, rescatar una mayor diversidad de los ya conocidos.

“Cuando se secuencia una muestra biológica, fundamentalmente se encuentran los ácidos nucleicos del hospedador (en este caso, humano), o cualquier tipo de organismo que contamina la muestra con la que se trabaja, así que para evitar esto hemos definido este protocolo específico de purificación”, relata José Manuel Cuevas, principal responsable del estudio y miembro del I2SysBio.

El procedimiento, en el que también ha colaborado el Centro de Transfusión de la Comunitat Valenciana, ha consistido en someter muestras de plasma agrupadas de 120 donantes sanos a centrifugación de alta velocidad. Posteriormente, las partículas virales concentradas en un volumen menor han sido purificadas mediante procedimientos moleculares, tras lo cual se ha llevado a cabo la secuenciación masiva de las muestras.

Según José Manuel Cuevas, “este tipo de estudio basado en la secuenciación masiva es relativamente nuevo. En él se recuperan miles de millones de secuencias de una muestra biológica en cuestión y se puede hallar una gran variedad taxonómica de todo lo que hay en la muestra”.

Una vez descartada la contaminación a través de este procedimiento, las investigadoras y los investigadores han encontrado una amplia diversidad de anellovirus, la familia viral que se encuentra con mayor frecuencia en la sangre humana y que es aparentemente inocua. Estos virus representaban casi el 97% del total de secuencias virales obtenidas en el estudio. Cabe destacar que se han detectado 28 especies de anellovirus potencialmente nuevas, lo que supone un incremento notable en la diversidad descrita para estos virus en poblaciones humanas.

“Más allá de buscar algún tipo de asociación patológica, nuestra investigación recalca la gran diversidad de anellovirus encontrados, gracias fundamentalmente al protocolo implementado de enriquecimiento de la fracción viral”, manifiesta el autor.

Los resultados subrayan la importancia de aplicar procedimientos de purificación más eficientes que enriquezcan la fracción viral como paso esencial en los estudios de viroma, además de cuestionar el carácter potencialmente patológico que se ha sugerido para los anellovirus.