EFEAlicante

El riesgo de nuevos desbordamientos del Segura en el sur de la provincia de Alicante ha disminuido por la caída del caudal del río, aunque la comarca de la Vega Baja continúa parcialmente anegada por la reciente gota fría.

Los municipios más afectados por los embolsamientos de agua procedente de las intensas lluvias y los desbordamientos del Segura siguen siendo Dolores, Heredades (pedanía de Almoradí), la Daya Nueva, la Daya Vieja y campos de cultivos de los alrededores, como Algorfa, Formentera del Segura, Guardamar y Rojales.

En estos momentos, el cauce del Segura presenta una única rotura en el término de Almoradí, concretamente en una mota cerca del puente que une esta población con Algorfa, y técnicos de la Confederación Hidrográfica (CHS) confían en poder repararla a lo largo del día.

Esta vía de agua se produjo ayer poco después de que se reparara una similar a escasa distancia, según fuentes de la CHS.

Aunque el caudal del Segura baja significativamente con menos intensidad, este agua que llega de las vegas media y alta del río (Región de Murcia) se topa con grandes estancamientos, lo que provoca que se mantenga la inundación de vastas extensiones agrícolas, y también de muchos caminos y carreteras.

En cuanto a la ciudad de Orihuela, donde en las últimos días se temía un gran desbordamiento, el riesgo de nuevas inundaciones prácticamente ha desaparecido porque el Segura registra poco más de 50 metros cúbicos por segundo, prácticamente la mitad del caudal a partir del cual se sobra el río.

La preocupación se sitúa en estos momentos en torno a Heredades, Dolores y las Dayas, y muchos de los esfuerzos se centran en la búsqueda del hombre de 66 años, de nacionalidad holandesa, que ayer desapareció tras ser arrastrado por el agua en una acequia de Dolores.

En la provincia de Alicante han fallecido dos de las seis víctimas mortales el país del presente episodio de gota fría, una de Redován y otra de Orihuela.