EFEValència

El escritor barcelonés Eduardo Mendoza ha pedido este jueves no criticar por igual a los políticos ni meterlos a todos en el mismo saco, pues según ha defendido no todos son iguales, y esos prejuicios solo sirven para "hacer el juego a los inútiles y sinvergüenzas".

Mendoza se ha pronunciado así, en declaraciones a los periodistas después de ser investido doctor honoris causa por la Universidad Internacional de Valencia, al ser preguntado por si cree que la situación política en la que se encuentra el país se debe a "la vanidad" de los políticos.

"No sé si es vanidad, ambición... La verdad es que no sé lo que pasa", ha afirmado el escritor, quien cree que lo que no se debe hacer es "meterlos a todos en el mismo saco".

Entiende que hay motivos de "decepción" y "desilusión" con la clase política, pero eso "no quiere decir que todos sean iguales y que dé lo mismo quién manda" porque será "igualmente un inútil y un sinvergüenza".

"No es verdad y vamos a hacer el juego a los inútiles y sinvergüenzas si pensamos así", ha advertido.

Preguntado por la situación de Cataluña, ha dicho que la ve como hace un año porque no ha habido un cambio fundamental desde entonces, pero de momento no la contempla como tema literario para una de sus novelas, al estar los acontecimientos todavía "muy próximos".

"Los acontecimientos muy próximos, sobre todo los que todavía se están produciendo, son mal material para la literatura, que requiere un poco de distancia y frialdad con respecto a lo que se cuenta", ha señalado.

Sobre si cree que la situación actual podría tratarse en una novela con humor o si, por el contrario, no está para bromas, ha respondido que "las cosas nunca están para muchas risas porque siempre pasan cosas trágicas y a cada uno le toca aguantar su vela".

No obstante, ha afirmado que el humor "está ahí y es una manera de estar en el mundo", y aunque "no hay que estar riéndose todo el día a carcajadas, porque eso lo hacen los tontos", poner un poco de humor de vez en cuando "no sobra".