EFEValència

El alcohol produce efectos más graves en el feto que cualquier otra droga y los bebés de madres que han bebido de forma continuada durante sus meses de embarazo están expuestos a sufrir anomalías físicas, mentales, conductuales y cognitivas.

Al conjunto de todos estos trastornos, muchos de ellos irreversibles y sin tratamiento, se le conoce como síndrome alcohólico fetal (SAF), según han informado desde la Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas de Carcaixent (Valencia).

El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar en el recién nacido anomalías cráneo-faciales , retraso en el desarrollo físico, y daños en el sistema nervioso central, la estructura anatómica del cerebro y en el funcionamiento neurológico e intelectual..

Además, señalan las fuentes, existen otros signos que se relacionan con el síndrome alcohólico fetal como alteraciones cardiacas, óseas y articulares; así como trastornos del sueño.

El SAF afecta a 3 de cada 1000 recién nacidos, aunque distintos estudios demuestran que 1 de cada 100 niños tiene alguna afectación relacionada con el consumo de alcohol durante el embarazo, afirma Clara Díez, psicóloga de IVANE SALUD en la Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar y en la Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.

"El hecho de que las alteraciones que provoca la exposición a alcohol durante la gestación pueden dar lugar a lesiones permanentes, hace que no exista un tratamiento curativo para el sindrome alcohólico fetal", ha advertido.

El tratamiento sintomático se adapta a cada caso en función del trastorno y la sintomatología que se objetive y a nivel general, se utilizan la farmacoterapia, los abordajes psicoterapéuticos, las intervenciones conductuales y los tratamientos de logopedia, que deben ser adaptados a cada caso en particular de forma muy dinámica y flexible.

Según Augusto Zafra, psiquiatra director de IVANE SALUD y responsable de las unidades de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar y Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas, la única manera de prevenir el síndrome alcohólico fetal es evitar el consumo de alcohol durante el embarazo.

Según los estudios realizados, el alcohol comparado con otras drogas afecta más al desarrollo del SNC que cualquier otra sustancia tóxica y, por ello, debe evitarse cualquier consumo durante la etapa gestacional.

Según Zafra, un porcentaje elevado de casos de síndrome alcohólico fetal es consecuencia de una adicción al alcohol en la madre y, en estos casos, existe la necesidad añadida de intentar por todos los medios iniciar los procesos de desintoxicación antes del embarazo.