EFEValència

El año hidrológico que concluirá dentro de una semana ha resultado más húmedo de lo habitual en la Comunitat Valenciana por tercer año consecutivo, con una precipitación media que es un 12 % superior a la del promedio climático del periodo 1981-2010.

Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, un 86 % del territorio presenta superávit pluviométrico en el actual año hidrológico, especialmente en la Ribera Baixa por las lluvias torrenciales de los temporales de noviembre de 2020, mientras que hay déficit pluviométrico en los últimos 12 meses en comarcas del norte de Alicante, sobre todo en la Marina Alta y Baixa.

El otoño 2020 comenzó muy seco, pero los dos temporales del mes de noviembre, el primero entre los días 3 y 6 y el segundo los días 26 al 28, paliaron gran parte del déficit pluviométrico otoñal que se arrastraba en las provincias de Castellón y Valencia, no así en Alicante, que apenas se vio afectada por esos dos temporales.

El invierno 2020-2021 fue seco, y dos terceras partes de la precipitación registrada en el invierno se acumuló en forma de nieve y lluvia entre los días 6 y 10 bajo la influencia de la borrasca atlántica nombrada por Aemet como Filomena.

La primavera 2021 fue húmeda, con un largo periodo en el mes de abril durante el cual se produjeron precipitaciones continuas y persistentes, si bien a partir de abril la precipitación acumulada pasó a presentar superávit y así se ha mantenido hasta final del año hidrológico.

El verano 2021 también fue húmedo, aunque tanto los déficit como los superávit de precipitación que se puedan registrar en esta estación no suelen tener un peso importante en el balance anual.

Septiembre de 2021, el último mes del año hidrológico, está teniendo un carácter húmedo, de modo que hasta este jueves la precipitación acumulada supera en un 25 % la del promedio normal, con varios episodios de lluvia torrencial que han afectado a localidades del litoral y prelitoral de Valencia, Castellón y norte de Alicante.