EFEValència

El proyecto CraftCabanyal, que ha supuesto bordar en tela las 6.681 palabras de la Orden Ministerial que paralizó el plan urbanístico en el barrio del Cabanyal por considerarlo expolio, llega a su fin el próximo domingo, día 9 de diciembre, en Madrid.

Ese día tendrá lugar la última acción pública bordando la "Orden Ministerial para su cumplimiento" en el marco de las jornadas sobre Justicia y Lenguaje "Yo soy inocente y tonto" y de forma paralela, la plataforma Salvem el Cabanyal, impulsora de la iniciativa, explicará todo el proceso de lucha judicial hasta lograr esa paralización.

El bordado es una obra participativa que se inició en 2015, coincidiendo con el cambio de gobierno municipal y de una nueva etapa para la revitalización y rehabilitación del barrio del Cabanyal, ha informado la plataforma en un comunicado.

Fue planteado como un homenaje a esa Orden y al mismo tiempo una acción reivindicativa de su cumplimiento, así como por la necesidad de solicitar al nuevo equipo de gobierno iniciativas que permitieran visualizar cuanto antes signos de recuperación.

El carácter participativo de la obra subraya el compromiso de todos con la revitalización que permita recuperar las condiciones de vida dignas que los vecinos han perdido, particularmente en las zonas más afectadas por la degradación del barrio.

Durante 3 años los vecinos y vecinas del Cabanyal han bordado las 6.681 palabras, 35.821 caracteres de las 17 páginas que conforman la orden ministerial que amparó y ha salvaguardado el patrimonio del barrio Cabanyal – Canyamelar – Cap de França.

El trabajo ha contado con la colaboración de más de 500 personas a nivel local, nacional e internacional.

El objetivo era finalizar el bordado en tela de las 17 páginas de la Orden Ministerial (1,5 x 2 metros cada página) coincidiendo la rehabilitación de las propiedades de titularidad pública de barrio, pero "desafortunadamente", según las mismas fuentes, no ha sido posible hasta al momento.

Ante este retraso, siguen solicitando al equipo de gobierno celeridad en las actuaciones e inversiones que están previstas para el barrio, así con la aprobación lo más pronto posible del nuevo plan urbanístico del Cabanyal-Canyamelar (PEC).

"Queremos recordar que hoy por hoy el ayuntamiento es el mayor propietario de inmuebles del barrio del Cabanyal - Canyamelar, y el abandono de las casas y solares de propiedad municipal prolonga la degradación del barrio", han apuntado.

A pesar de reconocer el "esfuerzo del gobierno actual" en algunas iniciativas para la regeneración del barrio, han advertido que "aún queda mucho por hacer" y se han mostrado confiados en que se saquen adelante los proyectos e inversiones previstas en esta legislatura

El 29 de diciembre de 2009, la entonces ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, emitió la Orden que paralizó la ejecución del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Cabanyal, que contemplaba derribos de viviendas para ampliar una avenida hasta el mar que atravesaba el barrio, por considerar que suponía expolio y exigía su paralización.