EFEAlicante

El diagnóstico de un cáncer de mama no debe ocultarse a la familia, sino que debe ser comunicado a todos los miembros para que lo afronten como un equipo, lo que incluye tanto a los niños como a las personas mayores que la mujer tenga a su cargo para evitar una "conspiración de silencio".

Así lo ha dicho la psicooncóloga especialista en Psicología Clínica Rosario Sepulcre durante los "Diálogos EFE Salud sobre Cáncer de Mama", en el también han participado el presidente de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica, Pedro Bretcha, la especialista en Oncología Radioterápica de Quironsalud Salud Torrevieja Rosa Cañón, y el especialista en Oncología Médica de Quironsalud Torrevieja Joseba Rebollo.

Para Sepulcre, que trabaja en la Asociación Española contra el Cáncer en el Hospital General de Alicante, la mujer suele intentar proteger a sus familiares que considera más vulnerables construyendo una especie de "muro", pero esa "conspiración del silencio" termina por percibirse, sobre todo por parte de los niños.

Ha explicado que normalmente “la primera reacción” de las mujeres afectadas por cáncer de mama es “proteger a su entorno”, pues la paciente tipo, una mujer de 30 a 50 años, suele tener tanto hijos como padres a su cargo, "siente que son su responsabilidad y tiende a protegerlos", además de que, ha afirmado “a veces no sabe cómo pedir lo que necesita” a su entorno.

A juicio de la psicóloga, las pacientes “a veces no se dan cuenta de que esa protección puede ir más allá de lo saludable para sí mismas, porque tienen que hacer un esfuerzo tremendo para mantenerla, pero también para esas personas que intenta proteger" porque empiezan a percibir "que algo no les cuadra, no saben qué es y al final acaba generándose un problema" porque piensan que lo que se les está ocultado debe ser "algo muy grave, terrorífico".

Los niños especialmente "perciben que hay algo que no les estás diciendo, y en ese momento todo son monstruos debajo de la cama”, ha considerado la psicooncóloga, quien ha añadido que la comunicación es “la primera norma” para una mujer diagnosticada con cáncer de mama, una enfermedad que se diagnostica a unas 32.000 mujeres en España y que afecta a un 20 por ciento de la población femenina.

Ha incidido en la importancia de hacer hincapié en las posibilidades de curación, ya que, según ha recordado Rebollo, los cánceres de mama "pueden detectarse en estadios tan precoces que en el 80 o 90 % de los cánceres se cura".

"La curación es algo factible hoy, no es la esperanza del futuro, sino que es el presente positivo y tienes que formar parte de él”, ha resaltado Sepulcre.

Además, ha destacado la importancia del enfoque multidisciplinar en los tratamientos, también desde el punto de vista psicológico, algo que también ha subrayado Cañón, que ha explicado que en oncología, como en otras ramas de la medicina, se está pasando “de la medicina paternalista a unos equipos de trabajo donde el paciente es participante también”, pues las personas enfermas “quieren formar parte de ese proceso”, lo cual ha considerado “una gran evolución”.

En cuanto a los momentos más duros de la enfermedad desde el punto de vista psicológico, la psicóloga ha afirmado que "hay personas que se derrumban en el diagnóstico y hay otras que en ese momento se centran solo en la solución y funcionan muy bien durante el tratamiento, pero cuando se acaba es cuando se vienen abajo porque se les hace muy cuesta arriba enfrentarse a las revisiones y a la incertidumbre".

Además, mientras la paciente está inmersa en el tratamiento, su entorno suele apoyarla y comprenderla, "pero llega un momento en que has terminado los tratamientos, tu piel se ha recuperado, el aspecto físico mejora muy rápido y el entorno también tiene una necesidad de dejarlo atrás”, aunque la mujer se siga encontrando mal.

Por ello “sería importante que la información y orientación sobre lo que va a suponer el tratamiento incluyera también al entorno”.

Sepulcre ha dicho además que una mujer diagnosticada con cáncer de mama "no está obligada a sentirse animada todo el tiempo" ni puede ser "miss wonderful", tiene que tener una lógica preocupación que no puede desbordarse.

Ha dicho además que, aunque no esté demostrado que un afrontamiento positivo mejore los porcentajes de curación, lo contrario su puede ser negativo si se traduce en una depresión.

La recuperación comprende aspectos tan diversos como “volver a incorporarse al trabajo, a veces con unas limitaciones que no existían antes, o incorporarse a la pareja, incluso a nivel sexual”, aunque ha añadido que “si hay una buena relación de pareja previa no suele haber problemas”, porque en estos casos “la afectividad supera la necesidad de comunicación sexual”.

“La calidad de vida en un cáncer de mama pasa también por la autoimagen y su preservación de un autoconcepto que se ve alterado cuando hay una cirugía radical”, ha reconocido la psicóloga oncológica. EFE