EFEValència

El nuevo Banco de Leche del Centro de Transfusión de la Comunitat Valenciana procesará y distribuirá la leche donada pasteurizada, que estará disponible para cualquier bebé que la precise en Valencia, Castellón o Alicante y cuya dispensación se realizará siempre bajo prescripción médica.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, ha visitado hoy el Centro, que también alberga el banco de células y tejidos y el de sangre de cordón umbilical, según un comunicado de la Generalitat.

En su visita, acompañada de la directora del centro, Cristina Arbona, la consellera ha recordado que hace siete años se creó el Banco de Leche del Hospital La Fe, que promocionaba la donación de leche entre las madres de su departamento y la utilizaba para los niños ingresados en el hospital.

"Ante la creciente demanda de otros departamentos de salud de la Comunitat, y con el fin de aunar esfuerzos y centralizar recursos humanos y materiales, se decidió la creación de un Banco de Leche Materna comunitario en el Centro de Transfusión", ha indicado.

El Centro de Transfusión se creó hace 30 años con el objetivo de abastecer de sangre, componentes sanguíneos y hemoderivados a los hospitales de la Comunitat Valenciana.

A la incorporación en 1990 del Banco de Células y Tejidos y del Banco de sangre de Cordón Umbilical nueve años después se añade ahora el Banco de Leche Materna.

El objetivo es asegurar que todos los bebés prematuros o recién nacidos de la Comunitat puedan ser alimentados con leche de origen materno de la mejor calidad posible, siempre que la necesiten por prescripción médica y que no puedan ser amamantados por su propia madre transitoria o definitivamente.

En adelante, el CTCV se encargará de recibir, evaluar, procesar y distribuir leche materna que ha sido donada de forma altruista para el beneficio de los recién nacidos hospitalizados que la precisen.

El Banco de Leche contará con la intervención de tres hospitales de referencia, la Fe de València, el General de Alicante y el General de Castellón, cuyas unidades de Neonatología serán las encargadas de realizar la promoción de la donación de leche entre las madres.

Allí además se resolverán sus dudas y se verificará que no existen contraindicaciones para donar y también les entregarán el material necesario para la extracción.

A partir de ese momento será el CTCV el encargado de recoger la leche materna, de evaluarla, convertirla en apta para la ingesta de los bebés, almacenarla y distribuirla a cualquier hospital de la Comunidad donde un recién nacido la necesite.

El CTCV ha establecido un sistema de recogida de leche donada para asegurar un buen transporte y facilitar el proceso de donación a las madres.

"En cuanto la leche llega al centro se comprueba que los recipientes son los adecuados, que están en buenas condiciones y correctamente etiquetados. Inmediatamente se mantendrán en el congelador de leche cruda, a la temperatura de -20 ± 3ºC hasta su pasteurización", ha explicado Cristina Arbona.

La leche cruda congelada se pasteuriza antes de los tres meses, ha indicado Arbona, quien ha explicado que la pasteurización es el método más recomendado para procesar la leche materna, ya que permite eliminar los virus y bacterias patógenas que puedan estar presentes en la leche donada, preservando el máximo de cualidades nutricionales de la leche humana.

Una vez pasteurizada se mantendrá congelada a -80ºC hasta su dispensación, por un periodo de otros tres meses como fecha de caducidad, según las fuentes, que afirman que se mantendrá el anonimato desde el registro de la madre como donante hasta su dispensación al posible receptor.

Según los datos proporcionados por el Banco de Leche del Hospital la Fe, en 2016 se registraron 115 donantes que permitieron la distribución de 619,82 litros de leche de la que se beneficiaron 219 bebés.

Hasta el momento, el Banco de Leche del Centro de Transfusión ya tiene 38 madres donantes activas, muchas de ellas de reciente incorporación, y se han distribuido 789 biberones al Hospital la Fe y 7 biberones al Hospital General de Castellón.

El CTCV tiene 48.250 mililitros de leche pasteurizada apta para distribuir, y almacenada y pendiente para pasteurizar tiene otros 45.365 mililitros.

Los requisitos para ser donante son hacerlo de forma voluntaria y altruista, tener la lactancia bien instaurada, ser una mujer sana y con un estilo de vida saludable.