EFEValència

El Hospital Clínico de València decidió cerrar el pasado fin de semana dos habitaciones como medida preventiva tras detectarse la presencia de chinches, aunque finalmente solo mantiene bloqueada una de ellas al haberse localizado estos insectos en un sillón.

Fuentes del centro sanitario han informado a EFE de que este fin de semana se activó el protocolo habitual en estos casos, el servicio de medicina preventiva hizo la inspección y se bloquearon dos habitaciones por prevención.

Una de ellas ya ha sido abierta porque, según las fuentes, "no se han encontrado evidencias de presencia de ningún insecto ni en muebles ni en las instalaciones en general".

La otra habitación se inspeccionó a fondo y tras indicios de presencia de insectos en un sillón, se acordó iniciar el tratamiento correspondiente de desinfección y sustitución de los muebles.

"Esta habitación sigue cerrada hasta que pase el plazo necesario", han indicado las mismas fuentes.

La dirección general de Alta Inspección de la Conselleria de Sanidad ha enviado una inspectora al hospital Clínico que se ha reunido con la gerencia y con los responsables de Medicina Preventiva y, tras comprobar las actuaciones que se realizado, ha levantado acta.