EFEValència

La Generalitat Valenciana ha recopilado en el 'Catálogo de Vestigios de la Guerra Civil y la Dictadura' 575 elementos todavía ubicados en espacios públicos pendientes de retirar.

La consellera de Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, ha destacado que "el objetivo de este registro vivo es conseguir un territorio libre de vestigios que todavía perviven después de más de cuarenta años del fin de la dictadura franquista".

Para Pérez Garijo, "el catálogo de vestigios quiere democratizar los espacios públicos de nuestro territorio como forma de reparación de las víctimas del franquismo y de recuperación de la memoria democrática, un factor imprescindible de la convivencia en la Comunitat".

Este censo, elaborado por una Comisión Técnica de Coordinación adscrita a la Conselleria de Calidad Democrática, recoge un total de 1.042 vestigios de la Guerra Civil y la Dictadura desglosados en diferentes categorías, de los cuales 575 se encuentran pendientes de retirar en espacios públicos, ha informado el Consell en un comunicado.

La iniciativa identifica y localiza todos aquellos elementos contrarios a la memoria democrática o vestigios franquistas, tanto simbólicos como iconográficos y terminológicos que todavía subsisten en los espacios públicos del territorio valenciano, cumpliendo así con los dispuesto en la Ley de Memoria Histórica en la Comunitat Valenciana.

El objetivo de este inventario es disponer de un mapa valenciano de vestigios franquistas que sirva de herramienta a todas las administraciones públicas valencianas para desplegar las medidas necesarias que permitan su retirada, "porque son una ofensa a las víctimas y representan una agresión a los valores de convivencia democrática", ha subrayado la consellera.

La consellera ha apelado a la colaboración ciudadana, a las administraciones públicas, asociaciones memorialistas, iglesia católica y asociaciones cívicas "para localizar y retirar todos los vestigios de la Guerra Civil y la Dictadura de nuestro territorio, además de comunicar aquella información que permita encontrar nuevos vestigios del episodio más negro de la historia reciente de España".

Para la elaboración de esta hoja de ruta de vestigios, la Dirección General de Calidad Democrática ha requerido información a todos los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana.

A su vez, cuenta con información, en relación con los bienes, de las tres diputaciones provinciales y de todas la consellerias. Asimismo, distintas asociaciones memorialistas de la Comunitat han facilitado información sobre vestigios.

Se solicitaba la remisión de un listado, si fuera posible con fotos e indicación cartográfica, de los vestigios relativos a la Guerra Civil y la Dictadura que aún pervivieran en los espacios públicos dependientes de las respectivas administraciones públicas.

De los 542 municipios de la Comunitat, 281 han contestado, de los cuales 91 tienen vestigios, mientras que 190 no albergan este tipo de elementos.

A su vez, 261 ayuntamientos no han contestado a la solicitud de información realizada desde la conselleria, lo que supone que un 48% de los municipios de la Comunitat no ha aportado información.

"Estos datos ponen de manifiesto que un 35,06 % de los municipios de la Comunitat están libres de vestigios", ha afirmado Pérez Garijo.

La Conselleria de Calidad Democrática ha habilitado una dirección de correo electrónico calidaddemocratica@gva.es a la que cualquier persona puede dirigirse para comunicar la existencia de elementos contrarios a la memoria democrática.

El catálogo alcanza toda una serie de símbolos, monumentos, monolitos, cruces de los caídos, nomenclátor de calles, menciones y leyendas, títulos honoríficos, distinciones y otras formas de exaltación, conmemoración y enaltecimiento individual o colectivo de la revuelta militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron el régimen.

De los 575 vestigios pendientes de retirar, 97 se ubican en la provincia de Alicante, 74 en la de Castellón y 104 en la de Valencia.

En cuanto a las diferentes categorías de vestigios y por lo que se refiere a símbolos, se han registrado 71 elementos que incluyen monumentos, monolitos, tumbas y mausoleos, cruces, escudos o inscripciones, de los que 37 no se han retirado todavía. Cabe destacar el caso de las cruces de los caídos que ascienden a 30, de las que 17 todavía no han sido retiradas.

En lo que respecta a placas, se han comunicado 61, de las que 46 se encuentran pendientes de retirar. Se corresponden con rótulos, la mayoría de cerámica o metálicos, que contienen inscripciones con simbología franquista.

Este inventario también incluye las placas del Instituto Nacional de la Vivienda, con un total de 604, de las que 270 están pendientes de retirar.

Entre los vestigios que recoge el catálogo también hay 274 nombres de calles y otros espacios públicos (deportivos, culturales o educativos) referidos a personas con una responsabilidad directa en los procesos de vulneración de los derechos humanos. En este caso, 205 se encuentran pendientes de retirar.

En el registro también se encuentra un apartado de honores con un total de 31 comunicaciones, de los que 17 no se han retirado todavía.

Se trata de designaciones de Francisco Franco o cualquier otro jerarca franquista como alcalde perpetuo, hijo predilecto o adoptivo por los ayuntamientos, así como representaciones artísticas de sus figuras.