EFEValència

El sindicato CSIF ha instado este martes a la Conselleria de Educación a confinar aulas, sean burbuja o no, en cuanto aparezca algún caso positivo y a garantizar que a todo el alumnado y profesorado de esa clase se le hace la prueba PCR antes de la vuelta al centro.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha señalado en un comunicado que en plena expansión de contagios la Conselleria de Educación no está, junto a Conselleria de Sanidad, realizando protocolos rigurosos en caso de que se produzca un caso positivo.

El sindicato advierte asimismo de la falta de PCR, e incluso de test de antígenos, al alumnado que retorna tras un confinamiento por algún caso positivo en su aula.

El sindicato reclama "protocolos más exigentes" a ambas consellerias y avisa de que esa "falta de control" puede provocar que los centros, que hasta ahora venían siendo un espacio seguro gracias al esfuerzo de los equipos directivos y del personal docente en general, se conviertan en un foco de contagios.

El sindicato CSIF ve además con "preocupación" el incremento de casos en los entornos educativos y alerta de la "inquietud, miedo y absentismo escolar" que está generando la falta de pruebas PCR.

Recalca asimismo la importancia del test de covid-19 para "seguridad de las familias y de toda la comunidad educativa" y exige a la Conselleria de Educación que "aplique todas las medidas a su alcance para garantizar la seguridad en las aulas".

La central sindical pide la realización de PCR a todo el alumnado y al personal docente de un aula, tanto de las llamadas burbuja como del resto, en caso de un positivo.

Del mismo modo, insiste en la instalación de filtros HEPA en todos los espacios educativos y de medidores de CO2, además de en la dotación de mascarillas FFP2 al colectivo docente, ya que cada profesional solamente ha recibido, por parte de Conselleria, una al inicio del curso.