EFEValència

El Hospital de La Ribera ha puesto en marcha una técnica de biopsia rápida que permite diagnosticar el cáncer de mama en apenas 30 minutos, lo que permite acortar el tiempo entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento de esta enfermedad.

La patóloga del hospital, la doctora Bernet, ha explicado que en caso de que el resultado sea positivo, el procedimiento permite "agilizar la consulta con el oncólogo y las pruebas complementarias necesarias para definir mejor la estrategia terapéutica que se va a seguir en cada caso", ha informado el centro en un comunicado.

La rapidez en el diagnóstico es posible gracias a la incorporación de un nuevo equipo de preparación de muestras por criogenización llamado Prestochill, lo que ha convertido al hospital de Alzira en uno de los primeros centros de España en utilizar este equipo para las biopsias de mama.

La agilidad del protocolo permite reducir al máximo el periodo de incertidumbre diagnóstica, una de las etapas de mayor estrés por las que pasa la paciente a lo largo de la enfermedad, teniendo en cuenta que, si el procedimiento clásico suele alargarse entre 2 y 5 días, en el Hospital de La Ribera se reduce ahora a 30 minutos.

Además, en muchos de los casos, en los que el resultado de la biopsia es negativo, es decir benigno, a la paciente se le puede comunicar la buena noticia de inmediato, lo que evita sufrimientos innecesarios generados por la espera.

En caso de resultado positivo, una vez realizadas las pruebas, el caso es evaluado por el Comité de Tumores del hospital, que se reúne semanalmente, con el fin de determinar e individualizar el mejor tratamiento para la paciente.

De esta forma, con la incorporación de la biopsia rápida, el Hospital de la Ribera prevé "acortar el tiempo entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento a 20 días", ha destacado Bernet, quien ha recordado que "actualmente, la media de inicio de tratamiento en los hospitales de la Comunitat se sitúa en torno a las 8 semanas".

Desde la puesta en marcha de este circuito rápido han sido estudiadas un total de 99 mujeres, de las que un 47 % han sido diagnosticadas de cáncer de mama, y está previsto que entre 8 y 10 pacientes a la semana se beneficien de este estudio rápido.

Para la doctora, "con este nuevo protocolo se está mejorando la calidad de vida de la paciente, que desde el mismo momento del diagnóstico, se convierte en el objetivo primordial del equipo multidisciplinar que abordamos el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama".