EFEValència

La Fundación Juntos por la Vida, que ha creado en la frontera de Polonia con Ucrania un centro de acogimiento transitorio seguro para unas 50 mujeres ucranianas con sus hijos que han huido del conflicto bélico, ha felicitado este domingo a las madres ucranianas, a las que se ha referido como "las heroínas de la guerra".

Cada madre que llega al centro abierto en la localidad polaca de Przemysl, conocido como "el hotel de las madres", tiene una historia dramática pero de superación, ha explicado la presidenta de la ONG valenciana, Clara Arnal, quien se encuentra en la frontera con Ucrania junto a un equipo de voluntarios desde el inicio de la invasión.

La ONG ha alquilado un antiguo hotel situado en el campo a 10 kilómetros de la frontera para acoger a las familias que han salido de Ucrania huyendo de las bombas y el miedo, en su mayoría mujeres y menores que han abandonado sus hogares buscando zonas seguras a ambos lados de la frontera y que no desean alejarse de Ucrania al no tener vínculos europeos.

"Sobre todo son mujeres jóvenes con sus hijos, por eso es para nosotros una prioridad alojarles cerca de la frontera, cerca de su país, pero lejos del horror de la guerra. Aquí encuentran un espacio seguro y en paz", ha señalado Arnal en un comunicado.

La presidenta de la ONG ha destacado el valor de las madres ucranianas: "Son las verdaderas heroínas de la situación de guerra de su paÍs, porque han tenido huir de sus hogares para salvar a sus familias, y ahora las mantienen y cuidan hasta que puedan volver de nuevo a sus vidas, sus pueblos y sus casas".

Una de esas madres ucranianas es Nastia, de 31 años, que acaba de tener un bebé, Ivan, y está en un alojamiento en Stryi, en Ucrania. Cuenta que cuando estaba embarazada de 8 meses tuvo suerte de poder subir en el tren de evacuación desde su ciudad, Donestk, donde poco antes murieron 50 personas en esa misma estación.

Sofia, una joven de 19 años que vivía en Sukachi, consiguió huir con su hijo Milroslav, de un año y medio, y otros familiares y logró llegar a la frontera con Polonia donde le esperaba Clara Arnal, su madre de acogida en España, ya que Sofía venía durante los veranos a Valencia desde que tenía 5 años.

Sofía y su hijo se han quedado en el "hotel de las madres", un proyecto que ha contado con la ayuda y colaboración del Levante UD a través de una campaña de captación de fondos, y espera poder volver a su casa con su familia en cuanto pueda.

Muchas madres y niños y niñas conviven cada día en el centro que dispone de habitaciones, zonas comunes y un gran jardín con columpios para los pequeños. Ellas mismas organizan las tareas de cocina, comidas, convivencia, y disponen de atención psicológica, pues en muchos casos llegan con traumas por la situación.

Juntos por la Vida lleva 25 años realizando programas de acogida humanitaria en la Comunitat Valenciana durante las épocas de verano y Navidad con menores ucranianos de la zona de Chernobil, y en los últimos años también de la zona de Donbas.

En su campaña de emergencia, la ONG ha organizado y facilitado hasta ahora el traslado a España de casi 2.000 personas, especialmente mujeres, y niños y niñas, de los que más de 1.200 han llegado a la Comunitat Valenciana.