EFEMadrid

El Palau de les Arts de València ha pasado desde su fundación hace 15 años "casi por todo", incluido un juicio por malversación, y "toca posicionarlo de nuevo", "construir algo sólido y que perdure", según su director, Jesús Iglesias, que hoy ha explicado en Madrid su transformación en "un teatro musical".

En esta nueva etapa, el estreno el próximo sábado de "Elektra", con montaje de Robert Carsen, será "un punto de inflexión", "una prueba de fuego" porque significa "volver al repertorio alemán", ha dicho el director artístico del Palau, cuyos anteriores gestores están pendientes de la sentencia del juicio por malversación de fondos públicos.

En la certeza de que el Palau, un complejo arquitectónico "emblemático" a las afueras de la capital, no es un sitio al que "por inercia" vaya el público sus actuales responsables creen que es necesario "aumentar mucho" su actividad para rentabilizarlo y convertirlo "en un teatro musical" en el que "cada uno busque su espacio".

A los seis títulos de ópera habituales cada temporada se sumarán, ha dicho Jesús Iglesias, ciclos de lied, conciertos líricos, flamenco, jazz, danza, música sinfónica, zarzuela "y, en algún momento, un musical".

València, ha asegurado, tiene un millón de habitantes "pero no tiene la cantidad de público que correspondería. Es verdad que hay mucho turismo, pero el turista no va. Hay que moverlo mucho".

"Se trata de diversificar mucho la oferta para que cada uno encuentre su lugar; ir familiarizando a la gente para que sea cotidiano ir a les Arts y, además, llegar a otras localidades de la comunidad", como Castellón y Alicante.

"Queremos atraer a nuevos públicos. De momento -ha admitido- lo que mejor funciona aquí son o artistas como Raphael o los de 'Operación Triunfo'. Estamos obsesionados con acercarnos al público de mediana edad porque ahora la edad media está en los 60 años".

Quieren también potenciar su centro de perfeccionamiento, la única "ópera-estudio" ligada a un teatro que existe en España, y su oferta educativa.

En cuanto a la programación, Iglesias, que se incorporó al Palau hace un año, ha insistido en que quiere acabar con el "desequilibrio" ya que en los últimos años estaban muy centrados en el XIX y no se hacía nada de barroco desde 2008 ni del repertorio centroeuropeo o del siglo XX.

Hasta ahora todas sus producciones han sido alquiladas pero en la temporada próxima se sumarán a coproducciones internacionales, que se estrenarán en otros países, y en el futuro quieren liderarlas para que su estreno sea en València.

Los títulos de este año son "Elektra", "Il viaggio a Reims", "Ariodante", "Orlando", "Fausto" y "Nabucco", que hizo Plácido Domingo, acusado por una veintena de mujeres en Estados Unidos de acoso sexual, y por cuya actuación, ha asegurado, no recibió "ninguna presión" en "ningún sentido".

Iglesias quiere programar todas las temporadas zarzuela aunque, ha admitido, la que ya han hecho, "La tabernera del puerto", no fue tan bien como esperaban.

Ha añadido que está "previsto" que el Ministerio de Cultura, "que pone medio millón de euros" de los 23 de su presupuesto -18 millones proceden de la Generalitat-, entre en su patronato "aunque este ejercicio no haya podido ser".