EFEValència

El pasado mes de noviembre ha tenido una temperatura media de 10,6 grados, uno menos que la media de referencia, y la precipitación acumulada ha sido 46.1 l/m2, que es un 19% inferior que la del promedio climático del periodo 1981-2010 (56.9 l/m2).

Con una desviación de -1.0 ºC con respecto a la media, noviembre ha sido el mes con la mayor anomalía fría del año y el más anómalo (por el frío) desde febrero de 2018, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología.

El mes ha sido especialmente frío en el interior, donde las anomalías de temperatura están próximas a -2 ºC.

La precipitación máxima acumulada en el mes se registró en Barx, con 241.4 l/m2. También se superaron los 200 l/m2 en La Drova y Alginet.

En el otro extremo, en observatorios del interior de Valencia e interior y prelitoral de Alicante, el acumulado en noviembre fue inferior a 25 l/m2.

El episodio más significativo de precipitaciones se produjo en la madrugada del día 23, cuando hubo precipitaciones acompañadas de tormenta en el litoral del Baix Vinalopó y l’Alacantí, que tuvieron intensidad muy fuerte, localmente torrencial, con mucho viento y granizo.

En la zona de El Altet se produjeron destrozos provocados por el viento alrededor de las 3 de la madrugada al paso de la tormenta. En Elche/Elx y pedanías el granizo fue en general menudo, pero en barrios próximos al mar de la ciudad de Alicante el granizo llegó a superar el tamaño de avellanas.

El día 24, con la entrada de aire frío, las precipitaciones fueron en forma de nieve en el interior en cota superior a 800-900 metros.