EFEAlicante

La inmunoterapia, que prepara al individuo para que él mismo luche contra una enfermedad, es “la gran revolución” en el campo de la oncología y “curará el cáncer”, según aseguran expertos en oncología que destacan que este tipo de terapia ofrece “resultados positivos prácticamente en todo”.

Así lo ha afirmado en los Diálogos EFE Salud sobre Cáncer de Mama el especialista en oncología médica de Quirónsalud Torrevieja Joseba Rebollo, quien ha mostrado su confianza en que "la inmunoterapia curará el cáncer", una afirmación que puede sonar "un poco atrevida", aunque tiene "la convicción de que, de hecho, ya lo está haciendo”.

Rebollo ha explicado que "hay apuestas de la industria y hay desarrollo de investigación" con "resultados palpables", especialmente en "tipos más agresivos de tumor sin tanto recurso terapéutico".

El oncólogo ha manifestado que la inmunoterapia exige “no solo conocer el tumor, sino conocer al paciente y ver cómo interacciona con el tumor”, por lo que, a través de mecanismos como los biomarcadores, que también se pueden manipular, es posible conseguir "que la inmunidad del paciente se vuelva agresiva contra ese tumor, hacerle reconocer que eso es algo contra lo que hay que luchar”.

En el encuentro se han abordado algunos de los avances en los tratamientos contra el cáncer de mama, una enfermedad que se diagnostica a más de 32.000 mujeres cada año en España y que afecta a casi el 20 por ciento de la población femenina.

Entre estos avances, los expertos han destacado la radioterapia intraoperatoria, que consiste en que, durante la misma operación en la que se extirpa la mayor parte posible del tumor, se irradia la parte colindante, lo cual permite la misma efectividad que la radioterapia externa aunque sin efectos secundarios.

La especialista en Oncología Radioterápica de Quironsalud Salud Torrevieja Rosa Cañón ha explicado que la radioterapia intraoperatoria se aplica durante la intervención tras la extirpación del tumor de la mamá y el estudio del ganglio centinela, y trata solo la mamá próxima al tumor extirpado que es la de mayor riesgo, evitando la irradiación por ejemplo de la piel que no tendrá efectos secundarios.

Ha añadido que "tan solo se prolonga unos 30 minutos la cirugía y se suprime la necesidad de acudir 20-30 días a recibir el tratamiento convencional de radioterapia externa, lo que redunda en una gran mejora en calidad de vida”.

Para permitir la extensión de la radioterapia intraoperatoria, los expertos han destacado la necesidad de invertir en tecnología, y han subrayado la importancia de donaciones como la que la Fundación Amancio Ortega realizó a varios hospitales.

Cañón ha resaltado que, aunque esta técnica está indicada solo para mujeres con tumores pequeños, con ganglio centinela negativo, con un estudio hormonal favorable y con una edad menopáusica o premenopáusica, "eso supone que son muchas mujeres las que podrían beneficiarse".

"Hasta hace bien poco solo hacíamos radioterapia intraoperatoria tres centros en el país", ha recalcado el presidente de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica, Pedro Bretcha, quien ha añadido que el centro de Quirónsalud en Alicante fue “el único centro con un acelerador en quirófano en toda España”.

Esta terapia permite seguir un tratamiento “one step” o de un solo paso, según ha dicho Bretcha, quien ha afirmado no obstante que “la oncología quirúrgica sigue siendo uno de los pilares para el tratamiento de un cáncer sólido”.

“Ahora bien, tendríamos que hablar del orden de los tratamientos”, ha matizado el doctor Bretcha, que también es jefe de Cirugía General y Oncológica de Quirónsalud Torrevieja y Alicante, y que ha apostado por “ver cuál es el momento idóneo para que cada uno de los especialistas vaya trabajando y decidiendo” ante un cáncer de mama.

Eso requiere un “entorno multidisciplinar” de trabajo que para los expertos es el que ofrece una mayor garantía de éxito en el abordaje de un cáncer, sobre lo que Rosa Cañón, ha añadido que, además de multidisciplinar, la medicina oncológica debe ser individualizada.

Eso implica que oncólogos, radioterapeutas y cirujanos decidan juntos el mejor tratamiento “para cada paciente y para cada momento de la enfermedad de cada uno”, con vistas no solo a la curación, sino también a la mejora de su calidad de vida.

Así lo ha afirmado también Rebollo, que ha afirmado que la multidisciplinariedad, que ha definido como “el concurso de todos los especialistas desde el momento del diagnóstico de un cáncer” hace que “el orden de los procedimientos terapéuticos cambie de tal modo que a lo mejor interesa posponer la cirugía, que antes era lo primero” a relizar.

Aunque el cáncer de mama tiene una tasa de curación cercana al 80 %, para los expertos aun no es una enfermedad crónica, ya que la supervivencia media en cánceres metastásicos es de cuarenta meses.EFE

mrc/ais

1011731

(foto)