EFEMadrid

Un tren de frentes de origen atlántico barrerá este fin de semana la península con frío y lluvias, anticipo de la formación de otra DANA (depresión aislada en niveles altos) algo más débil que, entre el lunes y el miércoles, podría dejar lluvias torrenciales en el área mediterránea y nordeste peninsular.

A priori no se estima que el temporal de lluvias asociado a la DANA desemboque en un episodio tan "adverso y catastrófico" como el que hace un mes afectó al extremo sureste peninsular, ha avanzado a Efe, Rubén del Campo, portavoz de la Agencia de Meteorología (Aemet), quien recuerda que "una DANA no es siempre sinónimo de catástrofe".

Aunque la incertidumbre a estas horas es todavía alta, todo apunta a que desde el lunes y hasta el jueves, habrá un "empeoramiento del tiempo", primero en todo el área mediterránea, para ir avanzando de este a oeste y abarcar casi todo el país.

Las precipitaciones, que serán localmente fuertes y persistentes, podrían llegar a ser torrenciales durante el lunes en el área Mediterránea, incluida las Islas Baleares, y sobre todo en puntos de Murcia y en el sur de la Comunitat Valenciana, ha enumerado Del Campo.

El martes, con la DANA mejor situada sobre la península para favorecer las precipitaciones, lloverá en prácticamente toda la mitad oriental peninsular, ha detallado el portavoz, para advertir de que las mayores acumulaciones se esperan en la Comunitat Valenciana, sur de Cataluña y en puntos del Pirineo.

A partir del miércoles, el grueso de las lluvias se quedará en la mitad norte peninsular -Cantábrico, Pirineos- y en Cataluña, con mayor intensidad en las provincias del litoral catalán, donde, de momento, ese día se prevé una situación más complicada.

Respecto a las temperaturas, Del Campo ha señalado que los valores comenzarán a bajar desde el sábado para ir intensificándose poco a poco durante el domingo: tanto las mínimas como las máximas serán "claramente más bajas que las habituales en estas fechas", en todo el país.

Hoy las diurnas descenderán en el noroeste peninsular y se mantendrán sin grandes cambios en el resto.

Por capitales de provincia, Málaga, Murcia y València serán la más cálidas con 30 grados seguidas de Albacete, Alicante, Badajoz, Girona, Granada, Huelva, Jaén, y Tarragona donde los termómetros oscilarán entre 25-29 grados; por el contrario, las capitales de Castilla y León serán las más frescas, en torno a 15-16 grados.

En ciudades del centro peninsular, Madrid registrará 19 grados, mientras que Toledo y Guadalajara marcarán 22 y 20 grados respectivamente.

Por la noche, Teruel, Granada y toda Castilla y León, las más frías, bajarán hasta los 7-9 grados, mientras que Cádiz se prevé la más cálida con 19 grados.

El sábado los valores iniciarán un descenso generalizado, salvo en la franja litoral mediterránea y en los archipiélagos, donde permanecerán con pocos cambios o en aumento.

Esta jornada, las comunidades de Castilla y León, Madrid, Asturias y Galicia registrarán el día con los valores más bajos, entre 14 y 17 grados y el domingo los valores seguirá bajando.

El ambiente seguirá frío y con alguna nevadas débil el domingo, cuando aparecerán las primeras heladas en zonas de montaña; ese día la cota de nieve estará entre los 2.000-2.5000 metros en Pirineos y 1.500 metros en el Cantábrico occidental.

Rubén del Campo ha señalado que a partir del jueves y hasta finales de la próxima semana hay "gran incertidumbre", aunque el escenario más probable apunta a una disminución general de las precipitaciones, sin descartarlas totalmente, y a una progresiva recuperación de los valores.

Respecto al archipiélago canario, la Aemet prevé que se mantendrá al margen de este episodio de lluvias y solamente se desarrollarán intervalos nubosos con algunas lluvias en las islas de mayor relieve, y predominio de vientos de componente norte.