EFEValència

Los ganaderos de la Comunitat Valenciana han salido esta mañana a las calles en València para reclamar al Consell ayudas ante una falta de ingresos, por la cancelación de festejos taurinos por la Covid-19, que ha obligado ya al sacrificio de "más de 3.000 reses", por "no poder mantenerlas".

En una convocatoria de la Asociación de Ganaderos de Bous al Carrer de la Comunitat a la que se han sumado la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y La Unió de Llauradors, alrededor de un centenar de ganaderos se ha concentrado en la plaza de la Virgen de València, donde han exhibido pancartas y repetido lemas con sus reivindicaciones.

Según ha explicado el presidente de la asociación ganadera, Daniel Machancoses, los ganaderos están viviendo "unos meses catastróficos" con la cancelación de festejos y temen que lo que les espera todavía pueda "ser peor".

Machancoses ha manifestado que las explotaciones ganaderas se ven "abocadas a sacrificar a sus animales", que en otras circunstancias tendrían una vida de 15 a 20 años, por la falta de los ingresos habituales y de ayudas del Consell.

"Entendemos que no se pueda trabajar por la emergencia sanitaria pero, si el animal tiene un coste de producción, la Administración debería ofrecer ayudas", ha considerado, y ha destacado que la Comunitat cuenta con 130 explotaciones ganaderas de las que viven "unas 600 familias".

Los asistentes a la protesta han denunciado la "discriminación" del Gobierno autonómico hacia este colectivo ganadero en el reparto de las ayudas al sector agrario "por sectarismo ideológico y fundamentalismo animalista", lo que contrasta con el apoyo de la Diputación de Valencia, que "va a conceder ayudas económicas por animal".

En un manifiesto conjunto, AVA-ASAJA y La Unió de Llauradors han advertido de que, tras la temporada de festejos populares taurinos perdida, la situación en la que se encuentran muchas familias ganaderas de vacuno es "muy preocupante", con "muchísimas deudas y algunas arruinadas".

Así, entre otros han solicitado al Gobierno valenciano "un régimen de ayudas en concordancia a la gravedad de la situación actual y a la previsión futura existente", facilitar avales y créditos a un régimen de interés 0 % y con carencia de tres años y una figura de protección para estos animales de vacuno bravo, raza autóctona valenciana.

Asimismo reclaman apoyo del Consell para coordinar a las diferentes Consellerias y facilitar, en la medida de lo posible, la realización de festejos "con todos los protocolos necesarios para garantizar el bienestar de los animales y la salud de las personas que participan en los mismos".

"Solicitamos también un consenso entre nuestros partidos políticos y que no se utilice a los ganaderos de vacuno bravo y los festejos populares como arma política", han añadido.