EFEValència

El Ayuntamiento de Gavarda ha anunciado este miércoles que ha invertido más de 1.100 euros en 116 abrigos polares y mantas para repartirlos entre toda su comunidad educativa como medida para combatir el frío intenso que azota a la Comunitat Valenciana en medio de la pandemia.

En un comunicado, el gobierno local ha asegurado que el objetivo de esta compra es hacer "mucho más llevadera la estancia" en los meses de frío y, por ello, el consistorio ha adquirido 116 abrigos polares, de los cuales 70 irán dirigidos al alumnado y el resto a personal docente, monitores y personal de limpieza, así como mantas, que serán repartidas entre toda la comunidad educativa.

Gavarda es un pequeño pueblo de la comarca valenciana de la Ribera Alta con poco más de mil habitantes.

El Ayuntamiento ha señalado que "el hecho de que el temporal haya coincidido con la pandemia de coronavirus agrava más la situación, ya que los centros deben cumplir con la ventilación que se marca desde la Generalitat y en las aulas, al ser obligado que se abran las ventanas durante determinados momentos para facilitar la ventilación, la temperatura es mucho más fría que en condiciones normales".

Además, han comunicado que el consistorio "no se olvida de los pequeños de la localidad", ya que la guardería del municipio también recibirá mantas durante la semana.

El alcalde de la localidad, Vicente Mompó, ha declarado: "Nuestra comunidad educativa hace un esfuerzo enorme y se adapta a la situación actual. Sin embargo, el frío hace más difícil que se lleven a cabo y, por ello, desde el consistorio nos vemos obligados a devolver ese sacrificio que hacen alumnos, profesores y todo el personal que trabaja en el centro".

"Un pequeño gesto puede ayudar y mucho a luchar contra las condiciones climatológicas extremas que sufrimos durante estas semanas", ha concluido Mompó.