EFECastelló

El director del Rototom Sunsplash, Filippo Giunta, ha explicado que las 210.000 personas que esperan recibir en la próxima edición -que arranca el día 16 de agosto en Benicàssim (Castellón) y se prolongará hasta el 22- tendrán la posibilidad de "explorar lo que va a ser la sociedad del futuro", que, al igual que en el festival, se vivirá "de forma multicultural y multirracial".

Giunta ha hecho estas declaraciones a EFE en una entrevista mientras ultima los detalles para que el festival abra sus puertas el día 16 y ofrezca "un conjunto de propuestas culturales y un punto de encuentro para gente que comparte ideales, ilusiones y el sentimiento de comunidad".

Ese, ha dicho el director del evento, es "el sentido del festival y parte del éxito", ya que, más allá de los cabezas de cartel, la gente "viene también por vivir esa experiencia global de un pequeño mundo mejor".

Un público que es característica del festival, que viene de todos los rincones del mundo -este año desde 90 países diferentes- y llega desde toda Europa, toda Sudamérica, África y desde el año pasado, también desde EEUU.

Se crea así en el recinto de conciertos y en las zonas de acampada un "pueblo multicultural y multirracial", lo que será "el mundo del futuro" e "inevitablemente, lo que pasará en los próximos años: gente de varias razas y varias culturas que tendrá que convivir y compartir, sin dividirse ni luchar el uno contra el otro".

Así, ha añadido el director, la gente tiene en el Rototom la posibilidad de explorar lo que va a ser la sociedad del futuro, donde "los valores de respeto, tolerancia y paz ya se ponen en práctica".

Porque aquí, ha recalcado, "desde que se levantan por la mañana hasta que se van a dormir tienen que compartirlo todo con los demás", algo que hace que "cada año se suma otra gente que no conoce el reggae pero quiere vivir esta experiencia".

El Rototom Sunsplash precisamente empezó como una familia, una reunión de amigos en Italia, donde a muy poca gente le gustaba el reggae, y en esa primera edición, relata Filippo Giunta, "vinieron solo artistas y amigos de éstos" que estaban "auto organizados" y se creó ya "esa atmósfera de pequeña familia que, año tras año, pese al crecimiento del evento, se ha mantenido".

Un modelo de festival "exclusivo" en España, porque aquí, a diferencia de otros festivales donde la gente va a escuchar música, aquí lo más importante es "encontrarse y estar bien".

Por eso la organización pone todo su esfuerzo en que la gente esté "cómoda y bien tratada", y por ello "no hay zona VIP", porque "lo más bonito está pensado para que lo disfrute el público".

Sobre el lema de este año, "Stand up for Earth", Filippo Giunta asegura que "seguimos los deseos del público", porque "no tenemos multinacionales que nos condicionen" y así, atendiendo a la situación del planeta y a una gente "muy concienciada con el cambio climático", se ha querido ir un paso más allá.

El director ha recordado que ya hace 10 años que se eliminaron los vasos de plástico, y ahora, "se ha afrontado el gran desafío de eliminar las botellas de agua", y para ello se han montado unas 50 casetas con máquinas que filtran y depura el agua y la enfrían y con ello "ahorramos toneladas de plástico y el público consigue agua a precio muy económico".

Y ha destacado que además lo recaudado con las donaciones de los vasos reutilizables se destinarán este año a la ONG Greenpeace, que además abrirá los debates en el Foro Social.

Ha resaltado la proyección del documental "Frágil equilibrio" de Guillermo García López y la participación de la activista Sofia Guajajara, la "guardiana del Amazonas" que lucha para proteger esta zona verde en peligro y a sus habitantes.

En lo artístico, el cartel es "muy variado y extenso", y se presta este año atención a los "viejos artistas del roots", como Marcia Griffiths, The Abyssinians o Misty in Roots, además de poner en foco en los músicos españoles como Macaco, Emeterian, Iseo y Dodo Sound y Green Valley, con un concierto especial de cierre con 10 cantantes españoles invitados.