EFEValència

Las organizaciones AnimaNaturalis y CAS Internacional han protagonizado esta mañana una acción antitaurina frente a la Plaza de Toros de Valencia durante la cual han mostrado pancartas con lemas como "El 92% de España no va a los toros" para reivindicar "una mejor normalidad libre de fiestas crueles" y para pedir que "las corridas de toros no regresen jamás".

"Durante la cuarentena, se cancelaron la mayoría de las ferias del país y el sector taurino (que ya subsistía, en gran medida, gracias al dinero público), exige nuevas dotaciones presupuestarias para mantenerse a flote, en un negocio cruel y anacrónico abocado a la quiebra", explican los convocantes en un comunicado en el que añaden que “no queremos que ni un euro público vaya dirigido a subvencionar el maltrato animal".

La convocatoria sigue una serie ya iniciada en Pamplona y Madrid "con una amplia repercusión en medios nacionales y extranjeros”, según asegura en el comunicado Cristina Ibalez, coordinadora de AnimaNaturalis en Valencia.

"Desde AnimaNaturalis se está impulsando una iniciativa que ha sumado a más de 173.000 personas, que ya han escrito al Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribe, para que no destine ayudas al sector taurino. Los taurinos están pidiendo nuevas subvenciones económicas de apoyo a sus prácticas. Creemos que el gobierno debería priorizar las ayudas económicas en sanidad, familias vulnerables, I+D y ayudas a empresas que están pasando grandes dificultades”, añade.

Según la última encuesta de “Hábitos y prácticas culturales 2018-2019” del Ministerio de Cultura, los espectadores en las plazas de toros han descendido un 15% en los últimos cuatro años, en los que la asistencia a espectáculos taurinos ha bajado en 554.000 personas. Apenas el 8% de la población presenció un festejo taurino (solo el 6% en plazas, resto por TV). Con la singularidad de que casi el 20% de los asistentes no pagaron su entrada, lo que evidencia la envergadura de las ayudas, añade la nota.

"En contra de lo que siempre se ha difundido, la tauromaquia no es el segundo espectáculo de masas en nuestro país, ni siquiera el tercero ni el cuarto, sino el décimo, según datos del Ministerio de Cultura. Los españoles preferimos el fútbol, el cine, los monumentos, los museos, los conciertos, las exposiciones o las galerías de arte, antes que asistir a una corrida de toros", explica.

AnimaNaturalis asegura que el sector taurino recibe cada año partidas presupuestarias de miles de euros para financiar actividades taurinas desde ayuntamientos, diputaciones, autonomías y también desde el Gobierno de España, para subvencionar a peñas, asociaciones, escuelas y festejos del ámbito taurino.

“Pensamos que el Gobierno no solamente debe ignorar estas exigencias, sino que deberían replantearse las ayudas periódicas que se destinan a la tauromaquia desde las diferentes administraciones y derivarlas donde sea más necesario”, considera AnimaNaturalis.

La organización detalla que la Diputación Provincial de València destinará 170.000 euros en ayudas a ganaderías de reses de lidia para enfrentar los efectos de la pandemia Covid-19. Y añade que la Comunidad Valenciana cuenta con el triste récord de ser la autonomía con más celebraciones taurinas, unos 9.000 festejos en los que el dinero público abunda y sustenta estas prácticas.