EFEBenicàssim (Castellón)

La activista indígena brasileña Sonia Guajajara ha exigido que se impida "la legalización del genocidio de las tierras indígenas" que lleva a cabo el gobierno de Bolsonaro, porque la Amazonia "no puede esperar" y sus políticas de "genocidio" abren espacio a legalizar el expolio de las tierras.

Guajajara ha asegurado este martes durante el debate "Tierra y dignidad" en el Foro Social del Rototom Sunsplash que es "urgente" que todas las personas en la Tierra "entiendan el tamaño de la amenaza y de lo que supone esa política genocida que se ha instalado en Brasil".

Y que esas personas, "no solo sean solidarias en su discurso, sino con prácticas de apoyo a las reivindicaciones del pueblo indígena en Brasil", ha añadido la activista, para quien "no hay tiempo, la Amazonia no puede esperar".

Ha destacado que ese espacio representa la mayor reserva de agua dulce del planeta, por lo que "no puede ser solo la lucha de las comunidades indígenas", sino "responsabilidad de todas las personas".

A su juicio, es necesario entender la "gravedad" de la coyuntura política de Brasil, que abre espacio a la expansión de la agroindustria, de la caña, de la soja, del eucalipto y de pasto para ganado, "pensando solo en el lucro y atendiendo la demanda del capitalismo".

Esos cultivos, ha asegurado, "están secando las aguas rápidamente", mientras se está votando una propuesta de ley que permitiría entregar los territorios indígenas para los monocultivos" y se ha tramitado la Ley General de Licencias Ambientales para "facilitar cualquier tipo de obra y proyecto para el aprovechamiento de recursos hídricos, minerales y de explotación urbanística".

Según Guajajara, no se puede permitir "legalizar la destrucción de la Amazonia", porque "ya resulta complicado luchar contra la explotación ilegal", pero "si se legaliza, ¿qué fuerza tendremos para defenderla?", se ha preguntado.

"Negar el territorio es negar nuestra existencia", ha indicado la activista, que ha sostenido que negarla es también "negar la de ustedes, porque nuestros modos de vida y de relacionarnos con la selva es lo que todavía la preserva y hace que exista la biodiversidad y el agua y el aire que todos respiramos, sale de ahí".

Por eso, ha llamado a la movilización colectiva, a actuar contra las políticas de Bolsonaro, mostrándole rechazo cuando viaje a nuestros países o apoyando la lucha desde aquí.

Visiblemente emocionada, ha asegurado: "tenemos esa responsabilidad con las futuras generaciones, debemos luchar hoy y ahora", porque si no consiguen unirse para frenar a esos "Gobiernos irresponsables" la Amazonia "no va a aguantar más de 50 años".

"No basta con publicar frases y memes en las redes sociales", sino que hay que luchar "en la práctica, primero cambiando modos de consumo y presionando a todos los gobiernos que piensan solo en la demanda de los beneficios", ha agregado Guajajara.

El Rototom Sunplash, ha asegurado, "nos hace un llamamiento para que entendamos que no podemos permitir que ningún gobierno sea más fuerte que la lucha de los pueblos y por la diversidad".

Ha explicado que cuando Bolsonaro dijo que los pueblos indígenas tienen que integrarse en la sociedad llama para que se enfrenten, porque con eso quiere decir que no son ciudadanos y que su cultura es "inferior".

"Queremos ser y estar incluidos en la sociedad, trabajar, estudiar, disfrutar de los medios tecnológicos, pero también votar y tener voz para preservar nuestros territorios" porque el territorio, según Guajajara, "es nuestro cuerpo, abriga nuestro espíritu, alberga nuestra cultura y mantiene nuestra identidad” y “sin identidad y sin territorio no seremos indígenas".

Por eso ha destacado la importancia de estar presente en la vida política, algo que se está consiguiendo poco a poco ya que en las últimas elecciones de 2018 el pueblo indígena brasileño tuvo 130 candidaturas, una de ellas, a la vicepresidencia, representada por ella misma.

"El día que no haya lugar para que los pueblos indígenas vivan en nuestro planeta, no habrá sitio para nadie", ha finalizado.