EFEValència

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha reconocido un exceso "puntal" de menores en el centro de Buñol, donde cuatro internos han sido detenidos tras una reyerta con vecinos, pero ha incidido en que "en todo momento, han dispuesto del personal suficiente, tanto de atención como de seguridad".

Así lo ha manifestado en un comunicado, después de que el Ayuntamiento de Buñol haya denunciado que el centro acoge a 44 menores cuando lo máximo son 30, con solo tres monitoras, a pesar de que se les "aseguró" que habría personal "suficiente" y que los menores que se derivaran serían de un perfil conflictivo bajo.

En el momento de producirse el incidente, se encontraban en el centro cinco educadores, un conserje, dos ayudantes de residencia, una cocinera y un vigilante de seguridad, para atender a 40 menores.

Según la Conselleria, en todo momento el centro ha dispuesto del personal suficiente, tanto de atención a los menores como de seguridad y ha señalado que "la plantilla ha sido pactada con los sindicatos y supone una mejora considerable respecto a la situación de los centros de donde proceden la mayoría de menores".

Por lo que se refiere a la ratio de los menores acogidos, la Conselleria procederá entre hoy y mañana al traslado de entre 10 y 15 niños a otros centros en la Comunitat Valenciana para cumplir con el cupo máximo previsto.

El Ayuntamiento de Buñol ha denunciado que "la situación del centro de menores cambió radicalmente cuando la Conselleria decidió que desde el mes de julio se convirtiese en un centro de primera acogida en lugar de ser como había sido hasta ahora, un centro de residencia".

En este sentido, Igualdad ha destacado que "el uso del centro responde a un plan de mejora de las infraestructuras anunciado en mayo para mejorar la acogida y atención de los menores dada la situación en que se encontraba el centro de recepción de València".

Asimismo, ha defendido que el consistorio tiene conocimiento de las actuaciones que realiza la Conselleria para dotar al centro de personal de "contención", agente de igualdad y mediador intercultural, así como de los perfiles de los niños y niñas que son acogidos en el hogar de Buñol".

Igualdad ha recordado que "se trata de menores que no cuentan con ninguna medida judicial de privación de libertad y que, por tanto, tienen en el centro de Buñol su hogar".

"Un espacio que no se trata de un centro de internamiento y que la única autoridad competente para adoptar una medida es la judicial", ha destacado.

Para la Conselleria, el interés superior del menor es el imperativo legal que rige la actuación y los plazos de ejecución de la Generalitat, "que no se deben ver afectados por otros intereses".

Igualdad ha anunciado que va a disponer un aumento de la seguridad y vigilancia en el centro en las dos próximas semanas para evitar incidentes parecidos.