EFEValència

El Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico de València, participa en el proyecto europeo REBECCA, que promueve el uso de nuevos indicadores funcionales y emocionales para el seguimiento y la optimización de la atención que mejore el postratamiento en cáncer de mama.

El proyecto busca aprovechar el potencial de los datos del mundo real para apoyar la investigación clínica y mejorar los flujos de trabajo clínicos existentes, informa Incliva en un comunicado.

El proyecto REBECCA, financiado por el programa de investigación e innovación de la Unión Europea Horizonte 2020, combinará datos clínicos con datos que describan el comportamiento de los pacientes en la vida real, incluyendo actividad física, hábitos de alimentación y descanso, además de información vinculada a su interacción 'on line'.

Estas nuevas formas de datos del mundo real estarán disponibles gracias al análisis de los datos de los sensores y registros recogidos a través de los dispositivos móviles y portátiles.

Los nuevos indicadores funcionales y emocionales se elaborarán para cada individuo y se examinará su capacidad para caracterizar el estado y la calidad de vida del paciente, señalan las mismas fuentes.

REBECCA promueve el uso de estos indicadores como herramienta de seguimiento y optimización de la atención al paciente, así como para la obtención de resultados complementarios durante la investigación clínica.

La plataforma 360º de REBECCA -una combinación de aplicaciones móviles mínimamente intrusivas y no estigmatizantes-, se ofrecerá a personas que han superado cáncer de mama para ayudarlas en su vida cotidiana y mejorar su interacción con los expertos en salud.

El mismo sistema será capaz de recoger detalles del estado funcional y emocional de los pacientes durante su participación en campañas de investigación clínica.

La plataforma, que cumple con la preservación y protección de los datos sensibles, se desplegará en siete estudios clínicos con 650 personas en España, Noruega y Suecia y contribuirá a crear futuras directrices y prácticas para el tratamiento poscáncer.

Los datos recogidos por REBECCA serán procesados por modelos innovadores de análisis causal, que se centrarán en la compleja gama de comorbilidades crónicas desarrolladas durante la recuperación del cáncer de mama, con el fin de superar muchas de las limitaciones de los tradicionales ensayos clínicos aleatorizados controlados.

"En la era del internet de las cosas, el bigdata y el machine learning parece que la investigación clínica puede ir más allá de los ensayos clínicos aleatorizados controlados. Las intervenciones del mundo real pueden diferir de las intervenciones idealizadas de los ensayos clínicos aleatorizados controlados. El seguimiento de los pacientes en sus condiciones de la vida real cierra la brecha", destaca el catedrático de la Universidad Aristóteles de Tesalónica y coordinador del proyecto REBECCA, Anastasios Delopoulos.

Incliva, bajo la coordinación de la doctora Cristina Hernando, como investigadora principal, liderará los estudios de intervención para mejorar los resultados de las pacientes a través del uso de datos del mundo real y los ensayos españoles.

En concreto, INCLIVA realizará el estudio para mejorar la investigación sobre la osteopatía inducida por el tratamiento del cáncer y el estudio de intervención para mejorar la gestión clínica y los resultados de las pacientes a través de la monitorización detallada de REBECCA.

También contribuirá a la creación de modelos de inferencia causal y análisis de datos retrospectivos y colaborará en diferentes actividades para la mejora de los flujos de trabajo clínicos y de investigación.